La Gomera continúa ardiendo mientras que se estabilizan el resto de incendios

Mejora la situación en Cabañeros, donde se reincorporan los medios aéreos

Cincuenta viviendas desalojadas en Valdeavero (Madrid) por un incendio agrícola que ya está controlado

Ola de incendios

sociedad

| 12.08.2012 - 10:33 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Las condiciones meteorológicas "extremas", con altas temperaturas, vientos racheados y un bajo porcentaje de humedad, azuzan el incendio de La Gomera que, con tres frentes activos, es el único que no se considera totalmente controlado de los más de diez declarados este fin de semana de ola de calor.

Si no se dispone de ocho o diez hidroaviones y de varios helicópteros, cuando bajen las temperaturas, la laurisilva, excepcional vegetación del Parque Nacional de Garajonay, afectado por el fuego, podría haber ya desaparecido, sostiene el presidente del cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, que hoy apeló al interés nacional para salvar el bosque de la isla canaria.

Para atajar el avance del fuego, que no se cree que pueda controlarse en las próximas horas, actualmente operan en La Gomera tres hidroaviones, a la espera de un cuarto que podría llegar esta misma noche, y seis helicópteros.

El actual incendio se inició dentro del perímetro del fuego que se declaró el sábado de la semana pasada, pero éste ha pasado el cruce conocido como Los Pajaritos y se ha adentrado en el Parque de Garajonay, declarado por la UNESCO patrimonio de la Humanidad en una isla que ya ostenta la condición de Reserva de la Biosfera.

Según los técnicos del Parque Nacional, por la excepcionalidad de las condiciones climáticas, con vientos racheados de entre 30 y 40 kilómetros por hora y rachas puntales de 60 y temperaturas de entre 30 y 36 grados y momentos de casi 40, en La Gomera está ardiendo vegetación que no se quemaba desde hace 150 años.

Entre los numerosos incendios forestales que han castigado el territorio español, destacan el del Parque Nacional de Cabañeros, en Ciudad Real, y Uceda, en Guadalajara, estabilizados tras quemarse en total 1.700 hectáreas, 1.300 de superficie forestal y 600 de "alto valor ecológico" del área medioambiental protegida, según reconoce la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha.

El Ayuntamiento de Navas de Estena (Ciudad Real) reveló que las llamas han quemado una gran parte de la zona de monte de propiedad municipal, además de áreas privadas como parte de la finca "Las Cuevas", del empresario Alberto Cortina.

En los municipios de El Tanque y Los Silos, en Tenerife, la dificultad para combatir el fuego se incrementó por la compleja orografía de la zona, en el noroeste de la isla, montañosa, de barranco y no muy lejos del Parque Nacional del Teide.

Según el presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, el siniestro, que ha afectado a 369 hectáreas, está estabilizado salvo en un frente "muy complicado" de 150 metros entre Bolico y Santiago del Teide.

En Rubiá y el Barco de Valdeorras (Orense) se considera ya sin riesgo de reactivación el incendio declarado el viernes, cuya propagación también se achacó al calor extremo y la falta de lluvia.

Todas las personas que tuvieron que ser atendidas por los servicios médicos fueron dadas de alta el sábado y los vecinos desalojados han regresado a sus casas.

Las estimaciones provisionales apuntan a que la superficie afectada es de 1.200 hectáreas, aunque el Gobierno gallego ya precisó que actualizará la información "cuando se tengan nuevos datos y se dará con exactitud cuando esté georreferenciada".

El suceso, que se inició el viernes en la parroquia de Santigoso, en El Barco, se registra como el primer Gran Incendio Forestal (GIF) del verano en Galicia.

También se consideran controlados y bajo perímetro los incendio que afectan desde la tarde de ayer el paraje La Dehesilla de Almonte (Huelva), junto al Parque Nacional de Doñana, que ha arrasado 426 hectáreas de monte bajo y pasto, y Montellano, en Sevilla, donde se quemó una zona de pinares.

Se sofocó asimismo el incendio desatado el viernes en el monte Bustillo de Valderredible, en Cantabria, y los del parque de Las Arribes del Duero y la sierra de Béjar, en Salamanca.

Sin pronóstico definitivo queda un incendio abierto ésta misma tarde en Alicante, en el término municipal de La Torre de les Maçanes, que afecta a un pinar adulto, muy cerca del fuego que se originó y controló el sábado en la también localidad alicantina de Lliber.