La familia de uno de los acusados por malos tratos a su bebé reconoce que la procesada no era buena madre

Los peritos y forenses explican que la niña tenía señales de lesiones, tanto recientes como anteriores

sociedad

| 03.11.2011 - 14:42 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Segunda jornada del juicio contra una pareja acusada de maltratar a su bebé. La familia de uno de los acusados ha reconocido que la procesada no era buena madre. Los peritos y forenses han explicado que tenía señales de lesiones, tanto recientes como anteriores.

Algo más de un mes estuvo la pequeña Yasmin en un centro de primera acogida. Una de las doctoras declaró que llegó con un traumatismo craneoencefálico severo provocado, según dicen, por un golpe directo y que le habría afectado a la visión. Y varias fracturas antiguas.

La niña de siete meses tenía, además, lesiones en distinto estado de evolución y en distintas partes del cuerpo. Un estado, dicen, propio de un presunto maltrato.

Los familiares del acusado que vivían con la pareja han declarado que Esmeralda empezó a descuidar a la niña a la vez que comenzaron los problemas en la pareja porque Milton no quería reconocer a la pequeña. Fuertes discusiones en las que ella gritaba y se ponía muy nerviosa.

Además, aseguran, que a partir de los cinco meses no permitía a Milton cuidar a la niña. Argumento de su defensa para limitar su responsabilidad. "Ni se le permitía para lo bueno ni tampoco para lo malo. El intentaba suplir esos vacíos pero no se le dejaba acceder" asegura Maria Teresa Gómez, abogada de la defensa de Milton Miranda.

Tanto el cuñado del acusado como su hermana aseguran que nunca vieron agresión física y le sorprenden las lesiones de la niña. Dicen que la acusada la mantenía siempre en casa y a veces le daba de comer sólo cuando lloraba mucho. Los dos han asegurado que la madre era muy brusca con la niña, que se cayó al menos dos veces. Quizás, dicen, porque Esmeralda tiene problemas de visión.