La DGT repite el Plan Integral de Vigilancia en carreteras secundarias

El exceso de velocidad, el hecho de no usar cinturón de seguridad y el inadecuado mantenimiento del vehículo son las tres infracciones más comunes que los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil han detectado entre casi medio millón de vehículos controlados durante los siete días de campaña de vigilancia de la conducción en carreteras convencionales, que la Dirección General de Tráfico (DGT) ha realizado del 9 al 15 de mayo, y en la que se ha denunciado a un total de 24.954 conductores, según informa el Ministerio del Interior.

sociedad

| 17.03.2015 - 10:27 h
REDACCIÓN
Más sobre: DGTSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Dirección General de Tráfico (DGT) repite su Plan Integral de Vigilancia en carreteras convencionales que se realizó el pasado mes de diciembre con el objetivo de reducir la siniestralidad en este tipo de vías. Desde este martes se pone en marcha una nueva edición de este Plan, con el fin de detectar la actuación de conductores multi-infractores.

En la primera edición se tramitaron 104.561 denuncias y 62.457 conductores fueron denunciados por exceso de velocidad. Además, 1.284 conductores fueron también denunciados por la comisión de otra infracción. Durante esta campaña se vigilará la velocidad, el alcohol y drogas por ser los comportamientos de mayor riesgo tanto por separado como combinados.

El plan contempla la realización de controles de velocidad con radares móviles que recorrerán, de forma intensiva, este tipo de vías en las que se producen el 80 por ciento de los accidentes mortales.

Según ha explicado la DGT, cuando un conductor sea detectado cometiendo una infracción de exceso de velocidad, será parado e identificado. Los agentes de la Agrupación de Tráfico también le realizarán, si lo consideran necesario, las pruebas de detección de alcohol y drogas, así como una revisión de la documentación, para comprobar que tanto el permiso para conducir, ITV y seguro del vehículo se encuentran en regla, además de comprobar que el estado general de mantenimiento del vehículo es el correcto para la circulación.

En este Plan Integral de Vigilancia participarán las 1.800 patrullas de agentes previstas para actuación diaria y también los 12 helicópteros de que dispone la DGT, en misiones de vigilancia y denuncia de los más frecuentes factores de riesgo en carreteras secundarias: adelantamientos antirreglamentarios, conductas temerarias, distracciones y excesos de velocidad.

Seis de las aeronaves de la Unidad de Helicópteros de la DGT equipan ya el sistema de radar Pegasus para la detección desde el aire de infracciones a los límites de velocidad.