La DGT intensifica los controles sobre el uso del móvil al volante

sociedad

| 05.03.2012 - 14:21 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Dirección General de Tráfico (DGT) realizará entre este lunes y el domingo 18 de marzo una nueva campaña de concienciación sobre el riesgo de despistarse al volante en la que la Guardia Civil intensificará los controles sobre el uso del teléfono móvil. Tráfico impuso 125.964 multas en 2011 a conductores por hablar por teléfono mientras conducían. Durante las dos semanas que durará la campaña, los agentes de la Guardia Civil de Tráfico intensificarán los controles, con el intento de trasladar a la sociedad la "imperante necesidad de mantener durante el tiempo de conducción la máxima atención", ya que cuatro de cada 10 accidentes tienen como factor concurrente la distracción.

Marcar un número de teléfono, enviar un mensaje por el móvil, manejar en marcha los sistemas de navegación, hablar por el móvil (incluso con manos libres), fumar al volante y muchas otras son acciones que se realizan diariamente mientras se conduce y que son causa de un accidente, según advierte la DGT. En 2011 las distracciones causaron 566 accidentes mortales en carretera, en los que fallecieron 606 personas y 556 resultaron heridas de diversa consideración. Los tipos de accidentes más frecuentes en estos casos son la salida de vía, el choque con el vehículo precedente o el atropello.

Si a la distracción se le suma un exceso de velocidad, ambos factores incrementan el riesgo de accidente y la lesividad del mismo, ya que el tiempo de reacción disminuye. Un vehículo que circula a 120km/h, en tres segundos, recorre una distancia superior a la de un campo de fútbol. Si el conductor aparta la vista de la carretera en ese tiempo, el vehículo circulará sin control a lo largo de un tramo en el que pueden surgir diversas circunstancias que provoquen un accidente.

RIESGOS DE HABLAR POR TELÉFONO

Por ello, la DGT pone el acento en la importancia de mantenerse atento y no bajar la guardia, por ejemplo, para atender una llamada. Así, Tráfico advierte de que, aunque es legal hablar por el móvil a través de sistemas de manos libres, su uso mientras se conduce genera un "elevado riesgo de distracción" y "tras un minuto y medio hablando por el móvil (incluso con manos libres) el conductor no percibe el 40 por ciento de las señales, el ritmo cardiaco se acelera bruscamente durante la llamada y se tarda más en reaccionar".En este sentido, Tráfico señala que, de acuerdo a algunos estudios, la peligrosidad por un uso inadecuado del teléfono móvil "puede llegar a ser equiparable a la conducción con exceso de velocidad".

Pese a que los conductores dicen ser conscientes de la peligrosidad que implica su uso, son todavía numerosos los que siguen utilizándolo mientras van al volante. Según datos provisionales, el año pasado los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil impusieron 125.964 denuncias por utilizar el teléfono mientras conducían. Pero no solo los conductores se ven afectados por el uso inadecuado del móvil, la DGT también recuerda que hablar por el móvil también puede ser peligroso para los peatones, ya que "van abstraídos en la conversación y son ajenos a los riesgos viales que se les presentan".

OTRAS DISTRACCIONES

El teléfono móvil no es, sin embargo la única fuente de distracciones potencialmente peligrosas cuando se conduce. En los últimos años, el uso de los navegadores ha aumentado considerablemente en España, y con ellos, el hábito de algunos conductores de manipularlos mientras conducen, algo que está prohibido por la Ley de Tráfico y Seguridad Vial.

El sueño y la fatiga son otros factores de riesgo causantes de accidentes. Alcances traseros, salidas de vía, invasiones de carril contrario contiguo, etc, están relacionadas con que el conductor circulaba fatigado o con sueño y no pudo evitar el accidente, según señala la DGT. El año pasado, se produjeron en carretera por este motivo 99 accidentes mortales, en los que fallecieron 113 personas.

También fumar puede distraer a los conductores. De hecho, según un estudio de las compañías de seguro inglesas, al menos el 5 por ciento de los accidentes de tráfico son directa o indirectamente atribuibles al hecho de fumar en el interior del vehículo. Por ello, aunque no es ilegal, la DGT recomienda no fumar mientras se conduce. Dormir bien, no ingerir alcohol, no hacer comidas copiosas, cuidar la ingesta de ciertos alimentos, mantener una temperatura agradable (21- 22 grados), parar si se siente somnolencia o fatiga, programar el GPS antes de emprender el viaje y sólo usar el móvil en caso de emergencias, son otros de los consejos de la DGT para evitar accidentes.