La DGT hará más controles de la ITV y creará un historial "médico" del coche

El historial del vehículo incluirá sus reparaciones, accidentes y cuestiones relativas a su mantenimiento

Más de 1,5 millones de vehículos circulan sin pasar la ITV obligatoria

Los radares y lectores de matrículas les identificarán

El 50 % de muertes de tráfico se evitaría con sistemas de alerta al conductor

sociedad

| 15.03.2017 - 14:00 h

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%

Tráfico pondrá en marcha una campaña para controlar, a través de los lectores de matrículas instalados en las entradas y salidas de las ciudades y en otros puntos de red viaria, si los vehículos han pasado la ITV, a la vez que creará lo que podría denominar el historial "medico" del coche para conocer su estado.

Son algunas de las medidas que hoy ha desgranado el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, en un acto en el que ha recibido de manos de las asociaciones de víctimas, de Mapfre y de la empresa Track Surveying Solutions de un paquete de propuestas para evitar 50.000 accidentes al año.

El director general ha recordado algunas de las prioridades de su departamento, como la renovación del plan del vehículo para hacer hincapié en su mantenimiento.

De este modo, una de las medidas será la creación de un historial del vehículo, que incluya sus reparaciones, accidentes en los que se ha visto implicado y otras cuestiones relativas a su mantenimiento para conocer su estado.

Un plan de mantenimiento que no será obligatorio y que se sustentará en un plataforma tecnológica que recogerá las hojas de taller digitalizadas que registran todas las operaciones que se hacen en el vehículo. Y como todos los talleres no cuenta con la tecnología informática adecuada, se dará un plazo para que se de adapten.

Además, y para concienciar a los conductores de la necesidad de pasar la ITV (entre 1,5 y 2 millones de vehículos circulan sin ella), Tráfico desplegará una intensa campaña de una semana de duración y que se repetirá de forma periódica.

Hasta ahora, cuando los radares detectan a un vehículo que supera los límites de velocidad, se comprueba automáticamente si ha pasado la ITV y si tiene en regla el seguro obligatorio.

Ahora, ha dicho Serrano, se trata de dar un paso más y no solo se controlará a través de los radares, sino también con los lectores de matrículas que hay instalados en las inmediaciones de las carreteras y en otros puntos de la red viaria.

Cuando se detecte que el vehículo no ha pasado la ITV o si acudió a la inspección no la superó, Tráfico le enviará una comunicación para advertirle de ello. Si en la segunda ocasión, no ha tomado las medidas oportunas, la DGT le multará.

Unas campañas periódicas intentarán sensibilizar a los conductores de la obligación de tener en regla la ITV, a la vez que Tráfico informará de ellas en los 1.500 paneles que tiene instalados en las carreteras.

EL 50% DE LAS MUERTES DE TRÁFICO SE EVITARÍA CON SISTEMAS DE ALERTA AL CONDUCTOR

Los sistemas de asistencia avanzada al conductor, los ADAS, podrían reducir a la mitad las cifras actuales de la siniestralidad vial en España, es decir, podrían ahorrarse 850 muertes, 4.500 heridos, 50.000 accidentes y 4.300 millones de euros en asistencia sanitaria. Así lo han calculado la Fundación Mapfre, la empresa Track Surveying Solutions y las asociaciones de víctimas Aesleme y Stop Accidentes, que hoy han entregado al director general de Tráfico, Gregorio Serrano, un documento con propuestas para que se incluyan en el nuevo plan estratégico de seguridad vial que quiere diseñar el Ministerio del Interior con todos los agentes implicados.

Todos ellos, que han basado su propuesta en un informe de la Dirección General de Tráfico (DGT), entre otros, han abogado por que los vehículos incorporen de serie esos sistemas, a la vez que han hecho hincapié en la necesidad de afrontar la renovación del parque de vehículos español dada su antigüedad.

Entre esos sistemas, los proponentes han citado los de detección de riesgo de atropellos a peatones y ciclistas, que pueden llegar a evitar 7.500 accidentes; los que avisan del riesgo de colisión frontal (se evitarían 10.000 siniestros); los que alertan del cambio involuntario de carril (una causa que provoca casi la mitad de las muertes), los detectores de fatiga y de consumo de alcohol (alcolocks) o los que vigilan el ángulo muerto.

Serrano ha recogido el guante, más que nada porque la DGT tiene un informe sobre la influencia de los ADAS en la seguridad vial y porque el próximo día 28 expondrá él mismo en Malta, en la reunión de alto nivel de responsables de tráfico de la UE, la necesidad de que Europa legisle en este sentido.

Hoy en día, los ADAS están presentes solo en el 20 por ciento de los modelos comercializados, por lo que los proponentes han pedido que se incentive su instalación en los vehículos que no los tienen, lo que tendría un coste de unos 800 euros.

Otras propuestas pasan por promover la instalación de cajas negras, asistentes o limitadores de velocidad en todos los tipos de vehículos, así como de alcolocks, unos dispositivos que impiden arrancar un coche cuando el conductor ha bebido.

También demandan un nuevo Plan PIVE para la renovación del parque (los coches implicados en accidentes mortales tienen una antigüedad media de 13 años) que, entre otras cosas, apoye económicamente un equipamiento como alertas de colisión, sistemas de airbags adicionales y cámaras traseras.

"Asumo y acojo" las propuestas, basadas en el sentido común, les ha dicho Serrano, quien ha asegurado que Interior hará todo lo posible para que esas medidas se puedan implementar, pero ha recordado que la competencia para legislar sobre el equipamiento mínimo que debe tener un vehículo es de la UE.

Serrano es partidario de que se arbitren medidas fiscales para la renovación del parque, pero ha reconocido que este asunto no es competencia de Interior, a la vez que ha apelado a la corresponsabilidad de las marcas de vehículos para promover la inclusión de los ADAS de serie y no como extras.

Algunas de las medidas ya se están experimentando, como las cámaras instaladas en 4 autobuses urbanos de Granada para la detección de los ángulos muertos y de los usuarios de la vía más vulnerables (peatones, ciclistas, niños) que puedan estar próximo al vehículo y en riesgo.

Cree el director de la DGT que antes del verano podrán presentarse los resultados de este plan piloto.

Desde la Fundación Mapfre, su director de Seguridad Vial, Jesús Monclús, ha resaltado la necesidad de incentivar esos equipamientos para que el incremento del precio medio del coche no haga desistir al comprador de su adquisición.

Por su parte, Elías Izquierdo de Track Surveying Solutions, ha insistido en que los ADAS deberían ser de serie y ha apostado por la exención del IVA para facilitar la compra, en tanto que Mar Cogollos, de Aesleme, ha dicho que por el precio de un Iphone, nadie debería dudar a la hora de instalar los dispositivos.

Ha ido más lejos y ha exigido la instalación del alcoholoks en todos los autobuses, mientras que Fernando Muñoz, de Stop Accidentes, ha instado a los conductores a que entre una buena tapicería u otros accesorios y los ADAS, opten por estos últimos, porque "salvan vidas".