La ansiedad y el estrés excesivo alteran la producción de saliva

La excesiva salivación o la boca seca no son enfermedades en sí mismas, sino síntomas de otras

sociedad

| 13.09.2016 - 14:03 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La saliva es esencial para deglutir y saborear los alimentos. Facilita la digestión y aunque no la valoramos tanto como se merece, hay quienes tienen serios problemas, unos por exceso y otros por efecto. Es lo que se conoce como sialorrea y xerostomía. De estas enfermedades hablamos con el doctor Guillermo Plaza Mayor, Jefe de Otorrinolaringología del Hospital de la Zarzuela y del de Fuenlabrada.

La salivación excesiva no es una enfermedad en sí misma, sino que es meramente un síntoma o una manifestación de una enfermedad. Esta condición puede estar presente desde la infancia, o de repente podrían surgir en el futuro. Una de las causas principales es sobre-funcionamiento de las glándulas salivares, que conduce a la producción de más cantidad de saliva. Esto puede ocurrir si hay una hinchazón parótida, o un tumor de la glándula salival.

SALIVA EXCESIVA

Otra condición que puede traer salivación excesiva, a pesar del funcionamiento normal de las glándulas salivales, es si la ingestión de saliva es inferior a lo normal. La saliva producida se traga de forma regular, y se utiliza por el cuerpo a nivel subconsciente. Sin embargo, en algunas enfermedades, como el paladar hinchado, amígdalas inflamadas, parálisis facial, parálisis de Bell etc, puede haber saliva excesiva debido a la incapacidad de la persona de tragarla regularmente, ya que el funcionamiento de los músculos del cuello se deteriora. Esta es la razón por la cual los pacientes que padecen de parálisis facial y parálisis de Bell se babean con frecuencia.

Hay ciertos medicamentos que tienen el efecto secundario de la producción excesiva de saliva tales como clozapina, nitrazepam, risperidona, betanecol, etc. El litio y los fármacos más colinérgicos tienen un efecto de estimulación de las glándulas salivales.

Durante las etapas iníciales del embarazo, algunas mujeres se quejan de demasiada saliva en la boca. Se dice que esto se produce principalmente debido al cambio en los niveles hormonales. Esto se ve especialmente en las mujeres que se sienten muy a menudo con náuseas durante el embarazo.

El tratamiento dependerá sobre todo de la gravedad y la causa del problema. Si la saliva excesiva se debe a la ingesta de medicamentos que llevaron a esta condición como un efecto secundario, entonces lo mejor es dejar temporalmente su consumo, disminuir la dosis o cambiar a otro fármaco que no tenga este efecto. Salivación excesiva durante el embarazo es diferente de persona a persona y es sobre todo un problema de transición, que a menudo se frena naturalmente después del primer trimestre.

En los casos graves, uno de los remedios para este problema es hacer uso de ciertos medicamentos, como los fármacos anticolinérgicos, aunque su dosificación debe ser controlada, ya que no sólo puede conducir a la boca seca, también pueden tener otros cambios sistémicos adversos, si no es regulada su dosificación. Se ve a menudo que los padres se preocupan, cuando ven a sus bebés babeando. Es importante señalar aquí que los niños tienen una tendencia a producir saliva excesiva, naturalmente, sobre todo cuando les están saliendo los dientes, así que en realidad no es motivo para alarmarse. Por otro lado el exceso de saliva puede tener su lado bueno, ya que la persona tiene menos posibilidades de que se le produzcan caries, lo que se traduce en menores visitas al dentista.

SEQUEDAD DE BOCA

Por el contrario, la xerostomía es la sensación subjetiva de sequedad bucal debido a la disminución de saliva, provocada por una alteración del funcionamiento de las glándulas salivales. La presencia de saliva en la cavidad oral es muy importante porque gracias a ella se mantienen humectados los tejidos orales, facilitando el habla, las masticación, la deglución, etc. La saliva también permite la función de limpieza de la boca, así como la regulación de la acumulación de bacterias. Un nivel de saliva adecuado puede evitar un desequilibrio de microorganismos en el ambiente oral que puede dar paso a la aparición de caries, enfermedades en las encías, halitosis o mal aliento, entre otras.

La xerostomía se manifiesta en uno de cada cinco adultos, lo que equivale al 20% de la población de entre 18 y 30 años, y a un 40% en los mayores de 50 años. Cabe destacar que afecta el doble a mujeres que a hombres. Según datos estadísticos, la xerostomía cada vez va tomando un mayor protagonismo en la sociedad. Es una condición que altera la salud general y la calidad de vida.

La falta de humectación de la cavidad oral puede provocar diversas manifestaciones clínicas que hacen que disminuya la calidad de vida del paciente que padece xerostomía. Las dificultades más frecuentes se presentan durante: la masticación, la deglución, la fonación, y las alteraciones del gusto, boca pastosa al despertar, ardor de boca.

La disminución de la saliva hace los tejidos blandos más susceptibles a la sequedad, enrojecimiento, irritación, presencia de grietas, facilitando el ataque de los microorganismos oportunistas. Esto a su vez favorece la inflamación de las mucosas (mucositis), inflamación de las encías (gingivitis), presencia de ulceraciones dolorosas e infecciones locales causadas por hongos como la candidiasis, fisuras en labios, halitosis. Con frecuencia está relacionada con faringitis, laringitis, dispepsia o estreñimiento.

Los principales efectos de la disminución del flujo salival sobre el tejido dentario son el aumento de lesiones cariosas y la sensibilidad dental. Entre las medidas generales que deben tenerse en cuenta, figuran el control de las enfermedades sistémicas, entre las más importantes estarán el síndrome de Sjögren y los efectos secundarios producidos por la radioterapia en el tratamiento del cáncer de cabeza y cuello.

REDUCIR LOS FÁRMACOS

En estos pacientes con boca seca es fundamental cambiar, suprimir o reducir los fármacos xerostomizantes que esté tomando. Es importante considerar los factores psicológicos que cada vez son más frecuentes en la aparición de la xerostomía, en especial la ansiedad crónica y el estrés excesivo. A la hora de planificar el tratamiento, primero habrá que identificar si el proceso que genera la boca seca es de carácter reversible o irreversible. De esa forma conoceremos si se puede corregir el factor alterado y si queda actividad glandular residual que pueda ser recuperada.

Es importante conocer si la actividad glandular aún puede ser estimulada de forma mecánica, química o gustativa. Las sustancias que promueven la secreción de saliva se llaman sialogogos. En función de su nivel de acción se pueden dividir en sistémicos (sustancias farmacológicas) y agentes tópicos (estimulantes gustatorios). Por otro lado, se encuentran los agentes humectantes o sustitutos salivales, que mediante el uso de formulaciones con Betaína, Xylitol, Alantoína, Aloe vera y Fluoruro sódico como parte de la higiene bucal diaria, ayudan a humectar la mucosa bucal.