Joven, extranjera, con pocos estudios e hijos a cargo, perfil de la prostitución

Las españolas ejercen algún día de la semana "para poder llegar a fin de mes"

Cáritas: "Apelamos a los gobernantes para que no miren para otro lado ante esta moderna esclavitud"

sociedad

| 10.03.2016 - 14:19 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Extranjera, de menos de 35 años, con bajo nivel educativo y con hijos, es el perfil mayoritario de quienes ejercen la prostitución, según un informe de Cáritas basado en la experiencia de las mujeres atendidas en los últimos años, que detecta un aumento de las españolas a causa de la crisis económica. La organización católica analiza en el documento "La prostitución desde la experiencia y la mirada de Cáritas" la situación de estas mujeres con las que han entrado en contacto en sus proyectos sociales -desde 2011 a 2014- y que están en la calle, en los clubes y en casas de acogida.

"Las españolas están asistiendo a los pisos de prostitución y a los clubes de alterne algún día de la semana para poder llegar a fin de mes", ha explicado Lourdes Pazo, coordinadora del proyecto gallego "Vagalume", quien ha admitido que se trata de una presencia pequeña, respecto a las extranjeras, pero que ha ido en aumento en los últimos años. Además, la crisis ha provocado el regreso de algunas de las mujeres a esta actividad, incluso después de unos años de haber tenido trabajo y una vez agotadas todas las prestaciones, "como única posibilidad de subsistencia para ellas y para sus hijos", refleja Cáritas.

El 70 por ciento de las mujeres que ejercen la prostitución ha sufrido episodios de violencia, ha destacado Hilde Daems, coordinadora del estudio, que analiza la vida de las más de 2.200 mujeres atendidas cada año por Cáritas.

"Es una realidad que se viste de mujer, más del 90 por ciento de las personas que acompañamos en todos los proyectos de este ámbito lo son", indica Cáritas, que calcula que más del 80% son de origen extranjero.

Las mujeres que entran en la prostitución proceden de ámbitos de pobreza estructural o vienen de lugares en conflicto o donde han sufrido violencia, ha detallado la coordinadora del estudio, quien ha lamentado las pocas posibilidades que tienen de romper esas situaciones, "porque ese contexto les hace todavía más vulnerables".

"Se oye decir a la gente: que busquen otro trabajo, pero hay que recordar que es muy difícil romper y salir de ese ámbito para convertirse en protagonista de su propia vida", ha añadido Daems.

Cáritas va a los clubes y pisos de prostitución, a las calles y polígonos donde la ejercen para hablar con las mujeres, ha explicado la responsable del proyecto valenciano "Jerejere", Mª Luz Vicent. "Salimos al encuentro en la zona metropolitana y en el Puerto de Valencia y les ofrecemos información para establecer un círculo de confianza", ha dicho Vicent, y ya en una segunda fase, muchas de ellas acuden a la sede para plantearnos sus demandas, donde se realiza un proceso de acompañamiento jurídico, sanitario y laboral, además de clases de español. También salen a la calle las personas que participan en "Vagalume", recuerda su responsable Lourdes Pazo.

"La prostitución genera estigmatización y vulnerabilidad y aisla a las personas de su entorno" porque la mayoría de las veces se realiza en lugares alejados de poblaciones.

"Cada mujer tiene una historia de vida diferente, pero la llegada a la prostitución es la falta de oportunidades, la pobreza y el ser responsables de sus hijos o de sus familias", ha añadido.

En cuanto a la nacionalidad de las mujeres que ejercen la prostitución, Nigeria, Rumanía y Brasil están entre los países de origen más frecuentes, seguidos de República Dominicana y Colombia, "aunque va cambiando con frecuencia".

Respecto a la edad, la más habitual entre estas mujeres asistidas por Cáritas es de menos de 35 años, pero también las hay menores, ha advertido Vicent, pero suelen tener documentación falsa y en algunos casos en los que se hacen las pruebas para determinar la edad, cuando se concluyen ya tienen la mayoría de edad.

El documento plantea una serie de propuestas en el ámbito educativo, de los derechos humanos, la sensibilización y la denuncia y acompañamiento " a estas situaciones de invisibilidad y desigualdad" que provoca la prostitución.