Intervenidos 12.000 envases de medicamentos a una trama de comercio ilegal

La organización compraba medicamentos en España para venderlos a otros países

Detenidas dos personas, los cabecillas de la trama, e imputadas otras trece por varios delitos

sociedad

| 02.07.2014 - 13:11 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La Guardia Civil ha desarticulado una trama de comercio ilegal de medicamentos que se distribuían a países europeos en una operación que ha supuesto la intervención de más de 12.000 envases de fármacos valorados en unos 300.000 euros. En la operación denominada "Caduceo" y desarrollada con el apoyo de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, han sido detenidas dos personas, los cabecillas de la trama, e imputadas otras trece por delitos contra la salud pública, contra la Hacienda pública, blanqueo de capitales e insolvencia punible.

La red operaba en una empresa declarada como almacén mayorista de medicamentos con sede en Alboraya (Valencia), constituida por tres empresas más, que adquiría a cincuenta farmacias, ubicadas distintos puntos de la geografía española, medicamentos que sólo podían dispensarse a particulares y nunca a empresas o distribuidores.

Estas cincuenta farmacias están situadas en las comunidades de Navarra, País Vasco, Cantabria, Asturias, Galicia, Madrid, Cataluña y Aragón. Las empresas proveedoras del almacén obtenían los medicamentos que les requería la organización a un precio inferior al que les correspondía si los hubieran adquirido de manera legal a los distribuidores oficiales.

La operación comenzó en julio del año pasado a raíz de una denuncia presentada por una farmacia de Navarra a la que habían encargado por teléfono un pedido considerable de determinados fármacos que debían reunir unos requisitos de caducidad y envasado. Las pesquisas han llevado a la detención del matrimonio que lideraba la trama -formado por un argentino y una bielorrusa- y la imputación de trece personas -procedentes de Lituania, Bielorrusia, Ucrania y España-, que desempeñaban funciones comerciales y contables.

La organización pactaba con las farmacias el abono de un precio distinto al real, normalmente "venta de productos de parafarmacia", puesto que el IVA de los medicamentos es del 4 por ciento y el de la parafarmacia del 10 por ciento, de modo que las farmacias podían incrementar sus ganancias por la devolución del IVA, además de obtener una comisión del 10 por ciento por la venta de estos productos.

EXTERIOR RELACIONADO CON SUAVIZANTES O COLONIAS

Los paquetes que contenían los medicamentos se preparaban para que el exterior fuera relacionado con suavizantes o colonias y se transportaban a una nave de Vara de Quart (Valencia), donde la empresa de Alboraya se hacía cargo de los gastos de destino a países como Holanda, Bélgica, Reino Unido y Dinamarca, donde el precio de los fármacos era tres veces superior al que se obtenía en España. La Guardia Civil ha realizado cinco registros en domicilios y empresas, en los que se han intervenido cerca de 163.000 euros en metálico y más de 2.500 dólares americanos de curso legal, así como diversa documentación y material informático. Asimismo, se han bloqueado diecinueve cuentas bancarias.

En una de las empresas, en un almacén clandestino, los agentes localizaron más de 12.000 envases de medicamentos para la cura de enfermedades como la leucemia y la epilepsia o el tratamiento de pacientes trasplantados, "en un zulo precintado", que no reunía las condiciones sanitarias adecuadas.

En una rueda de prensa, el capitán Gerardo Suárez, de la Comandancia de Navarra, y el teniente coronel Luis Peláez, de la Unidad Técnica de la Policía Judicial responsable de la operación, han subrayado que la incorrecta conservación y transporte de los medicamentos puede motivar la pérdida de su eficacia y un riesgo para la salud pública, además de un desabastecimiento en el territorio nacional.

La directora de la Agencia Española del Medicamento y los Productos Sanitarios, Belén Crespo, ha señalado que los medicamentos adquiridos por este sistema, al carecer de control, no cuentan con las garantías de calidad, seguridad y eficacia, por lo que la distribución podría causar un grave riesgo para la salud.