Interceptados 2.600 kilos de hachís y 21 detenidos en una operación antidroga

Furgón de la Guardia Civil

sociedad

| 18.09.2013 - Actualizado: 16:24 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Guardia Civil, la Policía y la Agencia Tributaria se han incautado de más de 2.600 kilogramos de hachís y han detenido a 21 personas, además de intervenir cinco vehículos y tres embarcaciones de recreo preparadas con doble fondo para el traslado de la droga, en Cádiz y Málaga.

La operación, denominada "Carisa", se ha desarrollado fundamentalmente en Cádiz, aunque también se han practicado detenciones y registros en la localidad portuguesa de Lagos, donde se han registrado naves industriales, al igual que en las localidades gaditanas de Chipiona, Sanlúcar de Barrameda, El Puerto de Santa María y la capital malagueña.

La investigación policial se emprendió hace casi dos años, cuando se detectó una organización afincada en las proximidades de la desembocadura del Guadalquivir y que utilizaba pequeños puertos deportivos como punto de llegada y partida de las embarcaciones que transportaba la droga.

La operación ha culminado cuando, en el puerto de Cádiz, los agentes han desmontado las cubiertas de dos embarcaciones de recreo, para poder acceder a la carga oculta, media tonelada de hachís en una y 400 kilos en la otra, por lo que fueron detenidos los tripulantes de ambas embarcaciones.

Algunos de los detenidos ya lo fueron también en abril del año pasado, cuando se detuvo a diez personas y se intervinieron 1.250 kilos de hachís, 300.000 euros, 43 vehículos y tres embarcaciones de recreo y se embargaron 48 muebles inmuebles en la denominada operación "Flotador".

Los miembros de la organización recogían la droga en aguas marroquíes y la escondían en los dobles fondos de sus embarcaciones, para eludir las inspecciones aéreas y en puerto.

Los detenidos que no eran tripulantes se quedaban en tierra realizando labores de vigilancia para que sus compañeros no fuesen detectados por ninguna patrulla policial.

Los detenidos sacaban presuntamente la embarcación del agua y la llevaban a una nave industrial, que alquilaban, para extraer la droga oculta en el doble fondo.

El primer paso de la operación "Carisa" se llevó a cabo en abril pasado, cuando en la localidad de Lagos fueron detenidas diez personas y se intervino un alijo de 1.800 kilos de hachís.