Incautadas 250.000 unidades de medicamentos ilegales procedentes de Asia

sociedad

| 29.06.2013 - 11:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Potenciadores sexuales, adelgazantes, pastillas abortivas, analgésicos, anabolizantes... y así hasta 250.000 unidades de medicamentos ilegales procedentes de países asiáticos ha incautado la Guardia Civil en la Operación Pangea contra el tráfico de fármacos.

La mitad (un 52 por ciento) procedía de China y un 26 por ciento de la India, según el resultado de la operación desarrollada en España y coordinada por Europol e Interpol, que también han dirigido el dispositivo en otros treinta países.

Del total de pastillas intervenidas, 41.551 eran potenciadores contra la disfunción eréctil, 36.013 eran analgésicos, 10.300 anabolizantes, 6.346 unidades de medicamentos renales y gástricos, 4.000 fármacos usados con fines adelgazantes, 1.467 anticonceptivos, 10.317 unidades de complejos vitamínicos y 171.551 de otros compuestos que no cumplían con la legislación vigente.

Según ha explicado el comandante de la Guardia Civil Jesús Gayoso, muchos de los medicamentos intervenidos llegaban a España desde China. Algunos, como encargo por las organizaciones dedicadas al tráfico ilegal y fármacos y otros para el propio consumo de la colonia china afincada en nuestro país.

Son medicamentos con el prospecto en chino, ha explicado Gayoso, quien ha recordado que esos fármacos no están autorizados por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, con quien la Guardia Civil ha colaborado estrechamente en este dispositivo.

La operación ha permitido efectuar varias detenciones y desmantelar alguna trama delictiva, como una en Castellón dedicada a introducir en España desde la India, donde lo encargaba, un fármaco denominado Camagra, variante del potenciador sexual Viagra que, según los investigadores, tiene efectos secundarios peligrosos para la salud, como anginas de pecho o taquicardias.

Alrededor de 20.000 pastillas han sido incautadas en la intervención de Castellón.

Otra pequeña red se ha desmantelado en Vizcaya y la Guardia Civil ha abierto, además, quince líneas de investigación gracias a las inspecciones llevadas a cabo en el operativo y a la localización de los "correos".

Tres han sido los ámbitos en los que han intervenido los guardias civiles: aeropuertos; herbolarios, sex-shops y parafarmacias, y páginas web.

Así, los agentes del servicio fiscal han desarrollado 18.094 actuaciones en seis aeropuertos: los de Madrid, Barcelona, Valencia, Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria y Tenerife.

El aeropuerto donde más unidades de medicamentos se han incautado a ciudadanos chinos es el barcelonés de El Prat, según Barroso, quien ha señalado que, en general, estos productos son introducidos en las maletas como un elemento más del equipaje, pero también se han localizado ocultos en pañales, por ejemplo.

Por su parte, agentes del Seprona de la Guardia Civil han llevado a cabo también 484 inspecciones de herbolarios, sex-shops y parafarmacias, donde han intervenido productos de tipo homeopático, vigorizantes sexuales y medicamentos dietéticos.

Como consecuencia de esos registros, los agentes han detenido a tres personas y ha levantado 150 propuestas de sanción.

Generalmente, los medicamentos incautados, ha subrayado Gayoso, no están registrados, son falsificaciones de fármacos muy conocidos y en otros su principio activo no está autorizado.

En el tercer ámbito de actuación, en el que han intervenido agentes de las unidades de delitos tecnológicos, se han incautado miles de unidades de fármacos potencialmente perjudiciales para la salud que se ofertaban a través de internet.

Tras estas investigaciones, los miembros del instituto armado han propuesto el cierre de 26 páginas web.

Con esta actuación se ha puesto de manifiesto que internet no es un refugio seguro y amparado por el anonimato, dice la Guardia Civil, que ha hecho un llamamiento a los consumidores para que tengan precaución a la hora de adquirir medicamentos en la red y sean conscientes de los riesgos para su salud.