Identifican un nuevo y extraño tipo de galaxia

sociedad

| 05.12.2012 - 18:45 h
REDACCIÓN
Más sobre: galaxiaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Observatorio Europeo Austral (ESO) ha identificado un nuevo y extraño tipo de galaxia, que brilla en medio de la luz emitida desde los alrededores de agujeros negros monstruosos y que está entre los objetos considerados más raros del Universo. Para llevar a cabo este descubrimiento, se ha utilizado el VLT (Very Large Telescope), el telescopio Gemini Sur y el Canada-France-Hawaii Telescope (CFHT).

Muchas galaxias tienen un agujero negro gigante en su centro que provoca que el gas de su entorno brille. Sin embargo, en el caso de esta galaxia, no solo el centro resplandece, sino que toda la galaxia brilla. Estas nuevas observaciones revelan las regiones radiantes más grandes y resplandecientes encontradas hasta ahora, regiones que se cree están alimentadas por agujeros negros centrales, anteriormente muy activos pero que parecen estar apagándose.

El astrónomo del Observatorio Gemini, Mischa Schirmer, ha estudiado numerosas imágenes del universo distante, buscando cúmulos de galaxias, pero cuando dio con este objeto descubrió que era distinta a todas las galaxias que había visto hasta el momento, algo "totalmente inesperado".

El nuevo objeto ha sido etiquetado como J224024.1-092748 o J2240. Se encuentra en la Constelación de Acuario y su luz ha tardado 3.700 millones de años en alcanzar la Tierra. Tras el descubrimiento, el equipo de Schirmer buscó en una lista de cerca de mil millones de galaxias y encontró 16 más con propiedades similares, que fueron confirmadas por observaciones hechas con el telescopio Gemini Sur. Estas galaxias son tan escasas que, en promedio, tan solo se encuentra una de ellas en un cubo cósmico de 1.300 millones de años luz de lado.

"GALAXIAS JUDIA VERDE"

Este nuevo tipo de galaxia ha sido apodada como "galaxias judía verde" por su color y porque superficialmente son parecidas a las galaxias "guisante verde", aunque son de mayor tamaño.

En muchas galaxias, el material que se encuentra alrededor del agujero negro supermasivo central emite una intensa radiación que ioniza el gas del entorno, haciéndolo brillar intensamente. Normalmente, estas regiones brillantes en galaxias activas típicas son pequeñas, llegando a alcanzar un 10 por ciento del diámetro de la galaxia.

Sin embargo, las observaciones del equipo mostraron que, en el caso de J2240 y de otras galaxias judía verde localizadas desde entonces, son realmente inmensas, abarcando el objeto por completo. J2240 despliega una de las regiones más grandes y brillantes de este tipo encontradas hasta el momento. Cuando el oxígeno se ioniza, resplandece en un brillante tono verdoso, lo que explica el extraño color que al principio llamó la atención de Schirmer.

"Estas brillantes regiones son fantásticos bancos de pruebas para intentar comprender la física de las galaxias, es como si pudiéramos ponerle un termómetro a una galaxia muy, muy lejana", ha afirmado Schirmer, que ha añadido que, "normalmente, estas regiones no son ni muy grandes ni muy brillantes, y solo pueden verse bien en galaxias cercanas". Sin embargo, en este nuevo tipo de galaxias descubierto, pese a estar tan lejos de nosotros, son tan grandes y brillantes que pueden ser observadas con mucho detalle.

Posteriores análisis de los datos llevados a cabo por el equipo revelaron otro enigma. J2240 parecía tener en su centro un agujero negro mucho menos activo de lo esperado para el tamaño y el brillo de la región. El equipo cree que las regiones incandescentes deben ser un eco de cuando el agujero negro central era mucho más activo, y que se irá oscureciendo paulatinamente a medida que los remanentes de la radiación atraviesen la región y salgan al espacio.

Estas galaxias presentan un centro galáctico decadente, lo que indica una fase muy fugaz en la vida de la galaxia. En el universo temprano las galaxias eran mucho más activas, los agujeros negros masivos centrales en crecimiento se tragaban las estrellas circundantes y el gas, y brillaban intensamente, produciendo con facilidad más de cien veces más luz que todas las estrellas de la galaxia juntas.

Ecos de luz como los vistos en J2240 permiten a los astrónomos estudiar los procesos de decadencia de estos objetos activos para comprender más sobre cómo, cuándo y por qué se detienen y por qué ahora vemos tan pocos en las galaxias más jóvenes. Este es el siguiente paso que quiere dar el equipo, continuando con su investigación con observaciones espectroscópicas y en rayos X.

"Descubrir algo completamente nuevo es el sueño de un astrónomo hecho realidad y algo que ocurre solo una vez en la vida", ha concluido Schirmer.