Gil Tamayo: "No podemos ser profetas de calamidades"

Gil Tamayo: "La transparencia es la mejor manera de luchar contra la desinformación"

sociedad

| 21.11.2013 - 13:42 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El nuevo secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE) para el periodo 2013-2018, José María Gil Tamayo, ha asegurado, durante su primera comparecencia, que "la transparencia es la mejor manera de luchar contra la desinformación".

"No me siento condicionado por esquemas y creo que el secreto de la comunicación está en mostrarse cada uno como es, sin trampa ni cartón -ha afirmado-. La transparencia es la mejor manera de luchar contra la desinformación".

Además, ha precisado que la Iglesia tiene que "salir de las páginas de sucesos de los periódicos" y ocupar "el lugar que le corresponde" en la sección de Sociedad y ha asegurado que no van a ser gente de "sacristía". "No vamos a ser gente de sacristía, gente que pida faltando a la libertad de los demás. No, respeto exquisito a la libertad de los demás pero sin renunciar a ofrecer nuestras propias convicciones con simpatía, alegría y fuerza", ha aseverado.

Además, ha recalcado que será "fiel" a lo que los obispos españoles decidan sobre el caminar de la Iglesia en España, que "ciertamente" mirará a Roma, y "mirará con simpatía". En este sentido, ha señalado que ha sido testigo directo del "gancho" del Papa Francisco, que "mira de una manera especial a España", que por primera vez cuenta con un Pontífice que está dentro de sus claves culturales.

También ha apuntado que exigirá que la realidad de la Iglesia sea reflejada en los medios "no con los intereses o colores que cada uno quiera ponerle". En esta línea, ha precisado que trabajará por la "eficacia" y que si se puede hacer más siendo menos, lo harán.

"MANDAR EN CANCHA"

El nuevo secretario general considera que en el ámbito de la comunicación la Iglesia tiene que "cambiar el servicio", es decir, no ir a donde le lanzan la pelota sino "mandar en cancha", utilizando terminología del mundo del tenis, para transmitir la voz de la Iglesia "con honestidad, transparencia y seriedad". Tampoco pueden ser, según ha añadido, "profetas de calamidades".

Sobre las "etiquetas" que se le hayan podido colgar desde que se supo su nombramiento este miércoles, Gil Tamayo ha comentado que "las etiquetas obedecen a una pereza, la del tópico, la del encasillamiento que libera de pensar". Por ello, ha insistido en que "a veces hay que dar marcha atrás a la hora de enjuiciar a la gente".

Gil Tamayo, que se ha definido como "cura" y "periodista", se ha dirigido a los periodistas como "compañeros y compañeras", se ha detenido a saludarles personalmente, y les ha remarcado: "Estoy a vuestro servicio". Además, ha confirmado que será no solo secretario general sino también portavoz de la CEE.

A ellos les ha dicho que les ve como "compañeros necesarios" para ejercer la tarea de mediación entre la sociedad y la Iglesia española, que tiene un "peso indiscutible" en la historia, el presente y el futuro del país. También ha indicado que entiende la pluralidad de opiniones y posicionamientos de los medios.

"Yo creo profundamente en la comunicación", ha añadido para referirse también a la experiencia adquirida en el Vaticano, de la que "ha aprendido mucho", y asegurar que su cometido estará en transmitir "lo que la Iglesia es en realidad" y, en especial, su papel con los más necesitados.

El nuevo secretario general ha agradecido la tarea de su antecesor, Juan Antonio Martínez Camino, y la acogida de obispos, directores y técnicos, en especial la del presidente de la CEE y arzobispo de Madrid, el cardenal Antonio María Rouco Varela. Concretamente, sobre su trabajo en relación con el de su predecesor, ha indicado que viene "en esa línea de sucesión en un trabajo común, cada uno con sus diferencias, cada uno con su especificidad".

En cualquier caso, lo que tiene claro es que la Iglesia tiene "un peso indiscutible" en España, "en su historia, en su presente y su futuro" y que, aunque habrá "diversidad de opiniones", será algo "bueno" que les ayudará a mejorar.