Fallece a los 53 años Rafa Martínez Simancas debido a una leucemia

Fue director director y presentador del programa 'Hoy en Madrid Matinal' de Onda Madrid

Rafael Martínez Simancas (Archivo)

sociedad

| 03.07.2014 - Actualizado: 19:18 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El periodista Rafa Martínez Simancas (Ruté, Córdoba 1962) ha fallecido a los 53 años debido a una leucemia.

Licenciado en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, fue director director y presentador del programa Hoy en Madrid Matinal de Onda Madrid, director del periódico 'QUE!' y colaborador de otras cabeceras del Grupo Vocento a través de Colpisa, así como en ABC/Madrid.

Además, era colaborador de Telemadrid, Europa Press, como columnista de OTR/Press. También ha trabajado en la Cope, Onda Cero, Cadena Ser y Punto Radio.

Es autor, entre otros, de los libros 'Doce Balas de Cañón' y 'El Amor Patético', (Algaida), también del ensayo de humor 'Estoy en el candelabro y otros nardos en la palabra', 'Corazón Rojo' y 'El Tiempo y la memoria', publicados por la Esfera de los libros. Tiene una Antena de Oro, otorgada por la Federación Española de Profesionales de Radio y Televisión y el Premio 'Mesonero Romanos' de Periodismo, otorgado por el Ayuntamiento de Madrid.

Martínez Simancas era colaborador habitual de Europa Press como columnista de OTR/Press. Reproducimos aquí su última columna, publicada el pasado 24 de junio:

Rafael Martínez-Simancas.- Sueños caros

"Hay un anuncio que ni se lo plantea, directamente responde que sí: todos nuestros sueños son caros, (y algunos horteras). Cada cuál responda si necesita un yate para ser feliz o se apaña con unos buenos amigos con los que tomar unas cañas de vez en cuando.

Lo que me sorprende son los sueños colectivos que arrastran y desmontan pasiones, por ejemplo el fútbol donde no pasar a la siguiente fase parece una tragedia nacional que merece terapia para todos y que nos va a costar durante un tiempo haber sido apeados por Holanda.

¿También el fútbol es un sueño caro? ¿Tanta importancia se le da al llamado deporte rey?, ¿Viviremos esta derrota mundialista como una traición del destino?, ¿No es mucho exagerar? Se podría pensar que o salimos a la calle con la camiseta roja o nuestras vidas no tienen sentido.

En fútbol, como en la vida, como en los sueños parece que no aceptamos asuntos baratos y perder es una realidad que nos humaniza. De hecho deberíamos aprender a que será muy difícil tener un velero, un avión privado, una isla en Bahamas o dos butacas fijas en la Opera de Berlín.

Y puede que fuéramos más felices porque no hace falta marearse en el avión, para eso vale cualquier línea comercial, es mas hermoso recorrer mundo que ocultarse en una isla, es más divertido tomar unas cañas con los amigos que la Opera de Berlín, casi seguro.

Pero el fútbol parece que nos ha captado y sin llegar a las tragedias que vemos en Brasil cuando el equipo no carbura se nos ha instalado una depresión colectiva absurda. Por lo tanto además de sueños caros tenemos también sueños bobos y de la estupidez debe responder cada uno por su cuenta sin hacer responsable a nadie mas.

Cada uno somos responsables de nuestros niveles de hortera en sangre. Ver al del anuncio en su yate imaginario produce cierto prurito, como si se vistiera de niño mayor que va a hacer la primera comunión cuando tiene mas edad que un guardamarina de El Cano.

`Eso, El Cano!, también puede formar parte imprescindible de los sueños caros, no hay velero más bonito en nuestras aguas, y seguro que si lo compramos le hacemos un favor al Ministerio de Defensa que está soltando lastre para aliviar cuentas. Nosotros somos propietarios y el Ministerio usufructuario.

Ahora que empieza San Fermín, ¿alguien se imagina que un millonario comprara todas las entradas de la Plaza para ver solo la corrida de toros?, *Dónde iba a quedar el ambiente, dónde las cuadrillas tan animosas?, a veces en exceso".