Este lunes arranca el juicio contra Sergio Morate, acusado de matar a su ex novia y una amiga

Se enfrenta a 48 años de cárcel

Catalá confía en que "cuanto antes, exista una resolución judicial justa"

sociedad

| 22.10.2017 - Actualizado: 15:58 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Este lunes comienza en la Audiencia Provincial de Cuenca el juicio popular contra Sergio Morate, acusado de asesinar en agosto de 2015 a su ex novia y una amiga de esta. Sus cadáveres aparecieron seis días después cerca del nacimiento del río Huecar, en Cuenca.

Siete hombres y dos mujeres conforman el jurado popular que juzgará a Sergio Morate, el único acusado de las muertes de Marina Okarinska y Laura del Hoyo en 2015, por las que se enfrenta a 48 años de cárcel, según las peticiones del ministerio fiscal.

El juicio oral comenzará este lunes, cuando está previsto que declare el acusado y después de abrirá el turno a los testigos.

Está señalado hasta el día 27 y, después de las conclusiones, el jurado se tendrá que reunir para deliberar el objeto del veredicto.

CATALÁ CONFÍA EN QUE EL JUICIO "SEA ÁGIL"

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha dicho "confiar" en que el juicio contra Sergio Morate, que, desde el lunes será juzgado en la Audiencia Provincial de Cuenca por un jurado popular como presunto autor de los asesinatos de Laura del Hoyo y Marina Okarynska, "sea ágil" y que, "cuanto antes, exista una resolución judicial" al respecto.

Catalá ha mostrado su confianza, asimismo, en el "desarrollo normal del proceso penal" y en que, a lo largo de "pocas sesiones puedan finalizarse las deliberaciones del jurado", que este jueves ha quedado constituido y estará integrado por siete hombres y dos mujeres.

"Nadie va a devolver la vida de las asesinadas", ha admitido, para, a continuación, mostrarse "seguro" de que las familias de ambas víctimas "encontrarán la paz que procederá de una sentencia justa, en derecho y que aclare las responsabilidades que en este caso han ocurrido". Un caso, ha reconocido, con "tantísimo impacto social, que a las familias de las asesinadas tanto dolor les ha causado", circunstancia que le "consta muy directamente" porque ha tenido "la oportunidad de tener contacto directo con las familias".