En estado grave dos de los operados tras ser corneados en el útimo encierro

Dos de los tres heridos por asta en el encierro son dos jóvenes australianos

sociedad

| 14.07.2014 - 07:29 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Dos de los heridos por asta de toro en el encierro han sido intervenidos quirúrgicamente, y se encuentran en estado grave, mientras que el tercero, con un pinchazo en un muslo, ya ha sido dado de alta en el Complejo Hospitalario de Navarra.

Los servicios médicos del centro han informado este mediodía de que el australiano dado de alta es J.M., de 24 años, que ha sido cogido por el toro en Mercaderes. Este joven ha tardado casi una hora en acudir a los servicios médicos, ya que al parecer en un primer momento no ha sido consciente de la importancia de la herida que sufría, según fuentes asistenciales.

Otro australiano ha sido operado esta misma mañana y se encuentra en estado grave, aunque estable. Se trata de J.B., de 26 años, quien presenta tres heridas por asta. También ha sido operado esta mañana el tercer corneado en el encierro de hoy, el joven navarro E.G.E., de 21 años y natural de Burlada, quien sufre tres heridas por asta de toro y se encuentra en estado grave, pero estable.

En la UCI del Complejo Hospitalario permanece el pamplonés J.M.F.G., de 41 años, ingresado tras ser agredido por un estadounidense. Este hombre se encuentra intubado y sedado a consecuencia de una lesión craneal, según las mismas fuentes.

El estadounidense R.B.O., de 25 años, herido el 6 de julio al lanzarse desde lo alto de la fuente de Navarrería, permanece estable, en fase de recuperación en el Complejo Hospitalario.

El joven, que sufrió una fractura cervical tras saltar de la fuente, se hirió tras el chupinazo en la plaza de Navarrería, donde muchos visitantes extranjeros acostumbran a saltar desde la fuente para caer en los brazos de las personas congregadas a los pies del monumento.

EL ENCIERRO

Los toros de Miura han cerrado los encierros de estos sanfermines con la carrera más larga y peligrosa de las fiestas, que se ha saldado, en un primer balance, con dos heridos por asta y cinco contusionados.

El momento más trágico se ha vivido en la curva de Estafeta, cuando la res Olivito, un toro salinero de casi 600 kilos, se ha cebado con un mozo, al que ha embestido repetidas veces, volviendo incluso sobre sus pasos hacia Mercaderes, donde el corredor ha podido ser retirado por un hueco del vallado.

La manada, que ha corrido rota desde ese momento, ha llegado a la plaza en dos minutos y tres segundos, casi tres minutos antes de que lo hiciera Olivito tras sembrar el miedo también en la calle Estafeta y la curva de Telefónica. Los toros han corrido unidos muy rápido la cuesta de Santo Domingo, la plaza del ayuntamiento y la calle de Mercaderes, pero al llegar a la curva de Estafeta, Olivito ha chocado contra el vallado y ha caído al suelo.

A partir de ese momento, la res, que ha quedado descolgada de la manada, se ha cebado con un único mozo, al que ha volteado y perseguido en Estafeta y también en Mercaderes, donde incluso le ha vuelto a embestir una vez el hombre había alcanzado el vallado.

El toro ha regresado a Estafeta, donde ha estado casi dos minutos dando vueltas, sin poder ser reconducido ni por mozos ni pastores y donde ha vuelto a concentrarse en otro corredor que intentaba desesperadamente zafarse de él subido a una ventana.

En la curva de Telefónica, Olivito ha derrotado varias veces por el vallado de la izquierda hacia los mozos antes de entrar en la plaza acompañado por los cabestros de cola. La res más peligrosa de los sanfermines de este año ha llegado dos minutos y cuarenta y siete segundos después de la entrada de los cuatro primeros miuras, que han alcanzado el coso pamplonés solos y sin mansos dada la velocidad con la que han recorrido los casi 850 metros del encierro.

Entretanto, un sexto toro ha llegado a la plaza envuelto por los mansos y separado de sus hermanos. El encierro, que cierra los sanfermines de este año, ha sido el más tenso por los momentos dramáticos vividos en la curva de Estafeta y Mercaderes, y ha roto la fama de nobles que precedía a los toros de Miura en las carreras de Pamplona, donde es la ganadería más veterana.

Los toros de la mítica ganadería de Lora del Río (Sevilla), con divisa verde y grana, serán lidiados esta tarde en la monumental pamplonesa por Javier Castaño, Luis Bolivar y Esaú Fernández.