El volcán de El Hierro cumple un mes de actividad

sociedad

| 10.11.2011 - 16:53 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El volcán submarino de El Hierro, ubicado en aguas próximas de La Restinga, al sur de la isla, cumple este jueves un mes de vida desde que comenzara a expulsar material magmático por primera vez.

Éste parece haber dado una tregua tras las últimas erupciones en la superficie del mar. Una aparente tranquilidad que podría truncarse el jueves si se cumple la "profecía" de los vecinos más mayores, que aseguran que habrá una gran explosión coincidiendo con la luna llena de esta noche, justo un mes después de la primera erupción.

Durante este tiempo, los vecinos de la localidad herreña han tenido que ser desalojados en dos ocasiones, mientras que los movimientos sísmicos, de poca magnitud, no han cesado prácticamente desde el pasado mes de julio.

CONSECUENCIAS ECONÓMICAS

La actividad del volcán de la isla canaria no sólo la ha cubierto de toneladas de cenizas y gases, ha dejado a su paso una amarga huella de desazón, incertidumbre y desastre económico entre sus 10.000 habitantes.

La zona de la Restinga basa su economía, principalmente, en la pesca y las actividades de buceo y, actualmente, las aguas se encuentran afectadas por el fenómeno eruptivo en el Mar de las Calmas, en El Hierro. Soportan una concentración de ácidos 100.000 veces superior a lo normal, según el resultado de los estudios realizados por el buque oceanográfico Ramón Margalef del Instituto Español de Oceanografía (IEO), por lo que es imposible llevar a cabo estas actividades.

El Cabildo de El Hierro, con el fin de atender a los afectados, ha puesto en funcionamiento este jueves, 10 de noviembre, dos oficinas de gestión para la crisis sísmico-volcánica. Según informa la Corporación insular, en ambas se recogerán datos de cada unidad familiar con el objetivo de hacer posible un análisis de la situación particular de cada afectado y encauzar las solicitudes de ayuda pertinentes ante la administración.