El tiempo y la crisis económica afectan al turismo en Semana Santa

Tiempo viento

sociedad

| 07.04.2012 - 19:43 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El mal tiempo y la crisis económica han afectado al turismo español durante la Semana Santa, al no haberse cumplido las previsiones hoteleras que apuntaban a una ocupación superior al 80%.

Las previsiones dadas a conocer una semana antes por la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) de situar la ocupación de esta temporada de 2012 en cotas similares a las del año anterior, es decir sobre el 80 % de media en el país, no se han cumplido en términos generales, quedándose entre un 70 y un 75 %.

No obstante, sí ha habido zonas turísticas donde se ha alcanzado esa media e incluso se ha superado, pero tal y como ha señalado a EFE Rafael Gallego, presidente de la Confederación de Agencias de Viajes (CEAVYT), más por los turistas extranjeros que por los nacionales.

El turismo extranjero y el local insular ha favorecido la ocupación en Canarias, donde se ha sobrepasado el 90 % de llegadas, lo que representa, a juicio del presidente de CEAVYT, una alta ocupación, que contrasta con Baleares, archipiélago en donde se han registrado problemas con el adelanto de la Semana Santa.

Por ejemplo, la ocupación en el sur de Gran Canaria refleja ese 90 %, según ha confirmado a EFE Ramón Suárez, concejal de Turismo de San Bartolomé de Tirajana, municipio que, junto al contiguo de Mogán, constituyen las dos áreas turísticas por excelencia de Gran Canaria.

Suárez ha explicado que la buena ocupación que registran los complejos turísticos del sur de Gran Canaria ha sido posible por la afluencia del turismo local, que ha decidido quedarse "en casa" para pasar estos días de descanso, al ser ésta la alternativa más asequible para las economías domésticas en esta coyuntura de crisis.

La Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) calcula que la ocupación media de los establecimientos de la isla está en torno al 72 %, lo que representa un descenso de unos 9,5 puntos respecto al mismo periodo de 2011, cuando los hoteles abiertos vendieron el 82 % de sus plazas.

El 66,6 % de las plazas de los hoteles asociados a la FEHM están abiertos estos días, un porcentaje ligeramente inferior al 68,9 % de la Semana Santa de 2011, que cayó a finales de abril.

Otra zona que suele representar un buen barómetro de las vacaciones de Semana Santa es Levante, sobre todo la Comunidad Valenciana.

La consellera de Turismo, Cultura y Deporte, Dolores Johnson, de esa comunidad ha señalado que se está en índices de ocupación similares a 2011, aunque se ha registrado un ligero descenso en algunos puntos del litoral, donde la ocupación media alcanza el 70 %.

En Andalucía la ocupación es semejante a la media, destacando las ciudades tradicionales por sus procesiones como son Sevilla y Málaga; lo mismo que en otras zonas del país de gran raigambre de la Semana Santa (Zamora, Salamanca, Toledo, Valladolid...).

De todas formas, para Gallego, y a la vista de las reservas que han registrado las agencias de viajes se puede hablar de una ocupación media que se situaría en un 70 ó 75 %, pero sobre todo gracias a los turistas extranjeros, y añadió que la ocupación es desigual y que "la feria va por barrios".

Así mismo desde las agencias se ha detectado que este año se han realizado viajes de más corta duración, sobre todo de tres días, en comparación con la semana completa que se solía tomar como vacación y desplazamiento.

Los viajes al extranjero de los españoles en estas fechas se han incrementado entorno entre un 1 y un 3 %, y se mantienen como principales destinos Nueva York, Londres, París y Roma.

Por su parte, el alquiler de apartamentos para esas primeras vacaciones del año ha descendido un 14 %, y el turismo rural ha descendido en cerca de ocho puntos con respecto al 83 % de ocupación que registraba este tipo de alojamiento durante la Semana Santa del año pasado.