El "Solitario" será juzgado por atracar a mano armada un banco en Alcobendas

sociedad

| 05.04.2013 - 20:11 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Juzgado de lo Penal número 17 de Madrid juzgará el martes a Jaime Giménez Arbe, conocido como 'El Solitario' y condenado a 47 años de cárcel por el asesinato de dos guardias civiles en Navarra, por un supuesto atraco a mano armada en un banco de la localidad madrileña de Alcobendas.

Giménez Arbe, posiblemente el atracador más famoso de España, se enfrenta a 11 años de prisión por los delitos de robo con intimidación y uso de instrumento peligroso, tenencia ilícita de armas y falsedad documental.

Según el escrito provisional del Ministerio público, al que ha tenido acceso Efe, el 10 de mayo de 2006, 'El Solitario', "movido por un ánimo de ilícito lucro", accedió a una sucursal bancaria del Banco Popular en Alcobendas, con un arma de fuego en la mano.

Nada más irrumpir en el interior de la oficina, exigió a voces a los clientes y empleados de la sucursal que "se fueran al suelo", se dirigió a la caja y reclamó de forma exigente e insistente a la cajera el dinero que contenía.

Visto que al procesado no le pareció suficiente la cantidad de 21.055 euros que le entregó la cajera, quien le afirmó que no había más dinero allí, efectuó un disparo que impactó en la zona inferior del mostrador.

Acto seguido, cogió el dinero y salió por una puerta lateral de la entidad bancaria, de donde se marchó a bordo de una furgoneta que tenía unas placas de matrícula fabricadas de modo artesanal por él mismo.

El arma que utilizó el acusado en el atraco a la sucursal, de marca Ithaca, se encontraba en perfectas condiciones de funcionamiento, si bien el procesado carecía de licencia para su posesión y uso.

'El Solitario' fue detenido el 23 de julio de 2007 en la costera localidad portuguesa de Figueira da Foz después de años de investigación, ya que solía utilizar el mismo modus operandi al efectuar los atracos: actuaba solo, normalmente a última hora de la mañana, disfrazado con peluca oscura y barba postiza, y armado con una pistola o revólver