El sello más caro del mundo alcanza los 9 millones de dólares en subasta

Sello más caro del mundo (Archivo)

sociedad

| 18.06.2014 - 09:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El sello Magenta de un penique de Guayana Británica, emitido en 1856 y único superviviente de una serie especial reducida impresa en esa entonces colonia británica, alcanzó hoy el precio récord de 9,013 millones de dólares en una subasta de la casa Sotheby's en Nueva York.

A pesar de haber quedado por debajo de las previsiones, que establecían su precio en entre 10 y 20 millones de dólares, esta pieza volvió a batir el récord de precio pagado por un solo sello, como había conseguido cada vez que había salido a la venta, la última vez en 1980 por 935.000 dólares.

La valía de este sello viene de que la Guayana Británica recibía los sellos de la metrópoli, pero en 1856 un problema con los envíos causó una escasez que amenazaba con bloquear los envíos postales.

Por ello, las autoridades locales acudieron a la imprenta de un periódico para salir del paso y así nacieron unos sellos conocidos por su precio y color: el magenta de un penique, el magenta de cuatro peniques y el azul de cuatro peniques.

Este único superviviente del magenta de un penique fue encontrado en 1873 por un escolar de 12 años en la Guayana, Vernon Vaughan, quien lo localizó entre unos papeles familiares y lo añadió a su colección de sellos sin sospechar del valor que la pieza alcanzaría.

David Redden, director de proyectos especiales y del departamento de libros de Sotheby's, había definido esta pieza como "un objeto mágico, la definición misma de rareza y valor" a un nivel "extraordinario".

Vaughan vendió el selló a un coleccionista, la pieza llegó al Reino Unido en 1878 y poco después fue comprado por el conde austríaco Philippe la Renotière von Ferrary, posiblemente el mayor coleccionista de sellos más importante de la historia.

Ferrary, austríaco de habla italiana y residente en París, había donado su colección al Museo Postal de Berlín, pero las autoridades francesas la confiscaron como reparaciones tras la Primera Guerra Mundial.

La colección fue subastada en diversas fases entre 1921 y 1926, y el sello fue comprado en 1922 por un millonario estadounidense, Arthur Hind, quien pagó 35.000 dólares, una cifra récord para este tipo de piezas.

Después de pasar por otros propietarios, otro millonario estadounidense, John DuPont, pagó 935.000 dólares por el sello en una subasta en 1980, la última vez que este ejemplar único ha sido puesto a la venta.

El actual récord para un sello en solitario vendido en una subasta era del llamado "Treskilling Amarillo", un sello sueco de 1855 que se vendió por 2,2 millones de dólares en 1996.

El récord para una pieza filatélica era para los cuatro millones de dólares pagados en 1993 por dos sellos de la entonces colonia británica de Mauricio de 1847 que fueron usados para un mismo envío.

Ambos artículos formaban parte también de la antigua colección de Von Ferrary. Ahora, "Magenta de un penique de Guayana Británica" ha superado ambos récords.