El Papa recibe a la Curia romana y pide que nos acordemos de los más pobres

Este sábado por la tarde ha abrazado a los niños ingresados en un hospital de Roma

Felicitación Navideña del Papa (Telemadrid)

sociedad

| 21.12.2013 - Actualizado: 20:02 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El papa Francisco pidió hoy a los miembros de la Curia Romana, el Gobierno de la Iglesia católica, que eviten los "cotilleos", pues estos solo dañan la calidad de las personas, del trabajo y el ambiente".

Francisco recibió hoy a los miembros de la Curia para la tradicional felicitación de Navidad y la ocasión sirvió al pontífice argentino para recordarles que sus principales características tienen que ser la "profesionalidad y el servicio".

"Os pido ejercer la objeción de conciencia para que nos opongamos a practicar una ley no escrita de nuestros ambientes, que por desgracia es la de los cotilleos", les instó el papa, que desde que comenzó su pontificado ha emprendido una reforma de la Curia, ayudado por una Comisión de ocho cardenales.

A los miembros de la Curia les puso el ejemplo "del papel de San José, tan callado y tan necesario al lado de la Virgen María".

"Pensemos en él, en su preocupación por su esposa y por el Niño. Esto nos dice mucho sobre nuestro servicio a la Iglesia", agregó.

El papa comenzó su mensaje agradeciendo a todos su "servicio cotidiano: por el celo, la diligencia y la creatividad" y por el "esfuerzo, no siempre fácil, de colaborar en el trabajo, de escucharse y confrontarse, de valorar personalidades y cualidades diferentes en el respeto recíproco".

A los miembros de la Curia les explicó que sus principales características tienen que ser "la profesionalidad, que significa competencia, estudio, y actualización".

Advirtió de que "cuando no hay profesionalidad, lentamente se va resbalando hacia el área de la mediocridad".

El pontífice, ex arzobispo de Buenos Aires, también expresó su admiración por los "monseñores que siguen el modelo de los antiguos curiales, personas ejemplares, que trabajan con competencia, con rigor, con abnegación, desempeñando con esmero sus tareas de cada día".

Y pidió que sean estos modelos los que inspiren a quienes trabajan en la Curia.

VISITA A LOS NIÑOS ENFERMOS

El papa Francisco realizó hoy una visita al hospital pediátrico Bambino Gesu (Niño Jesús) de Roma, que gestiona el Vaticano y donde el pontífice se detuvo a acariciar, abrazar y besar a los niños ingresados.

En esta visita, que se prolongó durante casi tres horas, el papa se conmovió en varias ocasiones, cuando los pequeños enfermos le cogían de la mano o le abrazaban.

El pontífice argentino llegó al hospital a las 16.00 hora local (15.00 GMT) y fue recibido en uno de los patios exteriores por un grupo de niños procedentes de países como Etiopía, China y Libia, entre otros, y que se encuentran ingresados.

Allí estaba también una madre ecuatoriana con su hija Adriana, de 12 años, que sufre el síndrome de Klippel Trenaunay -una malformación vascular múltiple- y que es atendida en Italia desde 2008, gracias a un programa de ayuda del hospital y la embajada de Ecuador ante la Santa Sede.

Francisco saludó uno a uno a los padres y a los niños presentes, que le regalaron dibujos y un corazón de cartón, símbolo de una campaña para la recogida de fondos destinados a renovar el departamento de Terapia Intensiva de Cardiocirugía del que se conoce como "el hospital del papa".

Después, el pontífice se dirigió a otros departamentos del centro sanitario, donde en muchas ocasiones no quiso que hubiera cámaras de televisión o fotógrafos.

"Estoy aquí por los niños", dijo el papa, cerrando la puerta para poder dedicar en la intimidad palabras de apoyo a los familiares y caricias a los niños hospitalizados, como explicó después el personal del hospital.