El Papa: "La humanidad necesita justicia y paz"

Papa Francisco

sociedad

| 22.02.2015 - Actualizado: 22:48 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Papa ha pedido alejarse de la superficialidad mundana y reforzar la solidaridad en la sociedad durante el Angelus de este primer domingo de Cuaresma. "La humanidad necesita justicia y paz, y sólo podrá tenerlas volviendo con todo el corazón a Dios, que es la fuente", ha detallado.

En este sentido, ha precisado que el "desierto cuaresmal ayuda a decir no a la mundanidad, a los ídolos, ayuda a tomar decisiones valientes conformes al Evangelio y a reforzar la solidaridad con los hermanos".

Así ha explicado que, en medio de la "confusión" y el "ruido", sólo se escuchan las "voces superficiales" que no dejan adentrarse en profundidad en lo realmente importante, donde se juega "el destino, la vida o la muerte".

El Papa ha reflexionado sobre el pasaje del Evangelio que narra los 40 días que Jesús pasó en el desierto, tras el bautizo en el río Jordán, en los que "desenmascaró" las tentaciones de Satanás y "lo venció". En concreto, ha subrayado que la Cuaresma es para los cristianos el tiempo del "combate espiritual contra el espíritu del mal".

El Pontífice argentino ha entregado a los miles de fieles congregados en la plaza de San Pedro un pequeño libro de bolsillo con el título "Custodia el corazón" que -según ha explicado- "recoge algunas enseñanzas de Jesús y los contenidos fundamentales de la fe como los 7 sacramentos, el don del Espíritu Santo, los diez mandamientos, las virtudes, las obras de misericordia".

Varios voluntarios, entre los que había algún sin techo de los que viven en las calles de alrededor del Vaticano, han repartido estos libros. "Coged un libro cada uno y lleváoslo con vosotros, como ayuda para la conversión espiritual, que siempre parte de corazón. Allí donde se juega la partida de las elecciones cotidianas entre bien y mal, entre mundanidad y Evangelio, entre indiferencia y compartir", ha dicho.