El papa Francisco proclama santo al sacerdote español Faustino Míguez

La Iglesia española pedirá perdón este lunes 20 de noviembre por los abusos a menores cometidos en su seno e invitará a rezar por las víctimas, con motivo de la primera jornada de oración por las víctimas de abusos sexuales, instituida por los obispos españoles, en respuesta a una petición del Papa Francisco.

sociedad

| 15.10.2017 - 11:18 h

EFE

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El papa Francisco proclamó hoy santo al sacerdote español Faustino Míguez (Celanova, Orense 1831 - Getafe, Madrid 1925), fundador del Instituto Calasancio Hijas de la Divina Pastora, durante una ceremonia en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

Francisco utilizó como es habitual la formula en latín para proclamar la santidad del sacerdote y pedir que fuese inscrito en los libros de los santos de la Iglesia.

Durante la ceremonia de hoy también se celebraron las canonizaciones de otros 34 nuevos santos: los llamados "tres niños Mártires de Tlaxcala (México)", asesinados entre 1527 y 1529, así como un grupo de 30 brasileños, considerados los primeros mártires del país, y el capuchino italiano, Angelo da Acri. La ceremonia comenzó con el prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato, que acompañado de los postuladores de las causas, presentó a Francisco la petición de canonización y leyó una pequeña biografía de cada uno.

Después el papa pronunció la fórmula en latín: "Después de haber reflexionado largamente e invocado la ayuda divina, y escuchando el parecer de muchos de nuestros hermanos obispos, declaramos santos a los beatos (...) y les inscribimos en el Catálogo de los Santos, y establecemos que en toda la Iglesia sean devotamente honrados entre los santos".

Un aplauso se oyó en la plaza de San Pedro de las decenas de fieles que acudieron a la ceremonia, entre ellos numerosos españoles sobre todo procedentes de los colegios de las calasancias.

Después se llevaron al altar las reliquias de los nuevos santos.

También participó en la ceremonia la chilena Verónica Storberg, que la Iglesia ha reconocido que se curó por intercesión de Faustino Míguez después de una grave hemorragia hepática cuando esperaba su cuarto hijo y este "milagro" fue el elegido para su canonización.

La delegación española presente en el acto estaba compuesta por el secretario general de la administración de Justicia, Antonio Dorado Picón; el secretario general del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, Manuel Quintanar Diez; el alcalde de Celanova, José Luis Ferro y el vicepresidente de la diputación de Ourense, Rosendo Fernández, entre otros.

El escolapio gallego y biólogo fundó en 1885 el Instituto Calasancio Hijas de la Divina Pastora, dedicado a la evangelización a través de la educación y de la promoción de la mujer.

A partir de la experiencia en una pequeña escuela fundó el 2 de enero de 1885 el Instituto Calasancio Hijas de la Divina Pastora y también ayudó con las medicinas y ungüentos que él creaba a los más necesitados.

En 1888 fue destinado a Getafe (Madrid), donde falleció el 8 de marzo de 1925 a los 94 años.