El Papa Francisco llega a Río de Janeiro para la JMJ

"La crisis puede dejar a una generación sin trabajo"

sociedad

| 22.07.2013 - Actualizado: 22:59 h
REDACCIÓN

El papa Francisco llegó a la ciudad brasileña de Río de Janeiro para una visita de una semana, en el que es su primer viaje internacional como Pontífice, para participar en la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). El avión de la compañía Alitalia en el que viajó el pontífice aterrizó en la Base Aérea del aeropuerto Antonio Carlos Jobim de Río de Janeiro a las 15.42 hora local (18.42 GMT), tras haber recorrido 9.200 kilómetros desde Roma.

Desde el aeropuerto, el Papa se dirigirá en coche cerrado hasta la Catedral Metropolitana, donde se prevé que llegue a las 17,00 horas.

A partir de este punto, realizará un recorrido en jeep descubierto por la Avenida República de Chile, Avenida Rio Branco, Rua Araújo Porto Alegre, Avenida Graça Aranha, Avenida Nilo Peçanha y de nuevo Avenida Rio Branco en dirección al Teatro Municipal, según informa la Organización de la Jornada.

A continuación, se celebrará una ceremonia de bienvenida en los jardines del Palacio Guanabara de Río de Janeiro, donde el Papa Francisco pronunciará su primer discurso del viaje. Además, realizará una visita de cortesía a la presidenta de la República, Dilma Rousseff, --con la que está prevista una reunión privada-- al gobernador del Estado de Río de Janeiro, Sergio Cabral y al alcalde de la ciudad, Eduardo Paes.

Tras la recepción, el Pontífice se trasladará hasta la residencia de Sumaré, donde se alojará durante su estancia en Brasil. Se trata del mismo alojamiento en el que se hospedó Juan Pablo II durante sus dos visitas a Brasil, en 1980 y en 1997. La residencia también recibirá a toda la comitiva papal.

LA CRISIS PUEDE DEJAR UNA GENERACION PERDIDA

El papa Francisco ha advertido de que la crisis mundial está haciendo mucho daño a los jóvenes y que se corre el riesgo de que haya una generación que nunca ha tenido trabajo. A bordo del avión que le lleva de Roma a Río de Janeiro con motivo de la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), Francisco se reunió con los periodistas de todo el mundo que le acompañan en este vuelo.

"Este primer viaje es para encontrar a los jóvenes, a los que quiero encontrar no aislados, sino en medio del tejido social. En sociedad, ya que cuando aislamos a los jóvenes les hacemos una injusticia pues les quitamos la pertenencia", añadió el papa.

El Papa Francisco ha anunciado este lunes su próxima llegada a Río de Janeiro para celebrar la vigésimo octava edición de la Jornada Mundial de la Juventud. El Pontífice, ha asegurado sentirse "lleno de gozo" por la próxima celebración del encuentro.

"Llego a Río en unas horas y mi corazón está lleno de gozo porque dentro de poco estaré con ustedes para celebrar la XXVIII JMJ", ha escrito el primado en la red social de los 140 caracteres.

En otros 'tweet' enviados en los últimos días, Francisco ha remitido sus oraciones para que los peregrinos tengan un buen viaje y "que el Señor les acompañe". Además, el Papa actualizó este domingo su perfil en la red social para recordar a todas las personas que "quisieran estar en Río pero no pueden" y ha asegurado que quienes sí han acudido al evento "les tendrán presentes por medio de la oración".

VIAJE HACIA BRASIL

El papa Francisco emprendió viaje desde Roma a Río de Janeiro, donde presidirá la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) católica. El avión en el que viaja el Pontífice, un Airbus A330, de la compañía italiana Alitalia, despegó del aeropuerto de Fiumicino a las 08:55 hora local y tiene previsto aterrizar en el aeropuerto Galeao/Antonio Carlos Jobim de Río de Janerio a las 16:00 horas locales (19:00 GMT), tras haber recorrido los 9.200 kilómetros que separan ambas ciudades.

El Pontífice, que llevaba personalmente un bolsa negra de viaje, volará acompañado del secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone; del Sustituto ("número tres" del Vaticano) de la Secretaría de Estado, el arzobispo Giovanni Angelo Becciu, y de miembros de ese departamento.

También acompañan a Francisco los cardenales Marc Oullet, canadiense, presidente de la Comisión Pontificia para América Latina, y Joao Braz de Aviz, brasileño, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada.

Una vez en Brasil se unirán al séquito papal el arzobispo de Río de Janeiro, Orano Joao Tempesta; el cardenal presidente de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, Raymundo Damasceno Assis, y el cardenal Stanislaw Rylko, presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, del que dependen las JMJ, y el nuncio, Giovanni D'Aniello.

También le acompañan el Maestro de Ceremonias Pontificias, Guido Marini; su médico personal, Patrizio Polisca; el organizador de los viajes papales, Alberto Gasbarri; miembros de la seguridad del Vaticano y más de medio centenar de periodistas, fotógrafos y cámaras de televisión.

El Pontífice fue despedido en el aeropuerto por el presidente del Gobierno italiano, Enrico Letta, y el obispo de Porto-Santa Rufina, del que depende Fiumicino, Gino Reali.

Este es el segundo viaje del papa Bergoglio (el pasado 8 de julio viajó a la isla italiana de Lampedusa, a un centenar de kilómetros de las costas de norte de África) y el primero internacional, tras ser elegido papa el pasado 13 de marzo.

Esta es la primera vez que Francisco visita Brasil y la primera JMJ que preside, que ha "heredado" de Benedicto XVI, que tenía previsto asistir, pero renunció al papado el 28 de febrero pasado.Francisco regresará a Roma a media mañana del 29 de julio próximo.