El Papa está convencido de que la nueva evangelización dará frutos

sociedad

| 28.10.2012 - 19:52 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Benedicto XVI dijo hoy que las personas que se han alejado de Dios y ya no lo consideran importante han perdido "una gran riqueza, han caído en la miseria y se han convertido en mendigos de la existencia" y que por ello es urgente una nueva evangelización allí donde la fe se ha debilitado.

El Pontífice hizo estas manifestaciones en la clausura del Sínodo de Obispos para la Nueva Evangelización, en el que han participado desde el 7 de octubre 262 prelados de todo el mundo y del que se mostró convencido de que "dará frutos".

"Hay riquezas preciosas para nuestra vida, que no son materiales, que podemos perder", dijo ante varios miles de fieles en la basílica de San Pedro, ante los que recordó el pasaje evangélico del ciego Bartimeo caído en la miseria desde un posición de prosperidad.

Bartimeo -dijo- puede ser la representación de cuantos viven en regiones de antigua evangelización, "donde la luz de la fe se ha debilitado, se han alejado de Dios y ya no lo consideran importante para la vida".

"Son personas que han perdido una gran riqueza, han caído en la miseria no económica o de poder terrenal, sino cristiana, han perdido la orientación segura y sólida de la vida y se han convertido, con frecuencia inconscientemente, en mendigos del sentido de la existencia", afirmó.

El obispo de Roma subrayó que esas personas tienen necesidad de una nueva evangelización, de un nuevo encuentro con Jesús, "el que puede abrirle nuevamente los ojos y mostrarles el camino".

El papa manifestó que es "urgente" anunciar nuevamente a Cristo donde la luz de la fe se ha debilitado, allá donde el fuego de Dios es como un rescoldo que pide ser reavivado, "para que sea llama viva que da luz y calor a toda la casa".

Benedicto XVI aseguró que la nueva evangelización concierne a toda la Iglesia, que hay que acompañar con una catequesis adecuada la preparación al bautismo, a la confirmación y a la Eucaristía; reiteró la importancia de la penitencia e insistió en la santidad de los cristianos.

También dijo que la nueva evangelización está esencialmente conectada con la "misión ad gentes", entre las personas, y que existen muchos lugares en África, Asía y Oceanía en donde los habitantes, "muchas veces sin ser plenamente conscientes, esperan con gran expectativa el primer anuncio del Evangelio".

"Todos los hombres tienen el derecho de conocer a Jesucristo y su Evangelio y el deber de los cristianos, de todos, sacerdotes, religiosos y laicos, es anunciarlo", afirmó con rotundidad.

Benedicto XVI señaló que la Iglesia debe usar nuevos lenguajes, apropiados a las diferentes culturas, para mostrar a Cristo.

El papa Ratzinger resaltó que ha sido muy significativo el hecho de que este Sínodo coincida con el 50 aniversario del Concilio Vaticano II y con el Año de la Fe.

"Pensar en Juan XXIII y en Pablo VI y en el Concilio ha sido muy favorable, ya que ha ayudado a reconocer que la nueva evangelización no es una cosa inventada ahora, sino que se viene desarrollando desde hace medio siglo, cuando ya se veía de manera evidente que países de antigua tradición cristiana se habían convertido en tierra de misión", afirmó.

El Sínodo concluyó con la aprobación de 58 propuestas, que han sido enviadas al papa para que prepare la Exhortación Apostólica, el documento con el que se cierra oficialmente un Sínodo.

Los prelados denunciaron que el secularismo, individualismo y relativismo ha llevado al hombre a vivir de espaldas a Dios y que hay que redescubrir los modos con los que acercar Jesús a los hombres.

"No se trata de encontrar nuevas estrategias, como si el Evangelio hubiera que difundirlo como un producto de mercado", precisaron los prelados que consideran que todos los cristianos, sin distinciones, deben dar testimonio y salir "sin miedo, con valentía" a las ciudades a presentar de nuevo a Jesús.

Consideran que la familia es el "lugar natural" para la nueva evangelización y subrayaron la importancia que tienen los abuelos en la sociedad moderna para transmitir la fe.

Los obispos consideran que los inmigrantes son muy importantes para la nueva evangelización y exigieron que se les garanticen sus derechos.

Los prelados denunciaron el "vergonzoso tráfico" de seres humanos, especialmente de niños y la venta de órganos.