El Papa arremete contra los pastores "mercenarios" en la Iglesia

Papa Francisco en Seúl

sociedad

| 23.11.2014 - 12:19 h
REDACCIÓN
Más sobre: PapaSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Papa ha arremetido contra los pastores "mercenarios" en la Iglesia al explicar que el buen pastor no debe dejarse arrastrar por "intereses terrenales y pasajeros" sino que debe tener una actitud de "ternura" y "amor" pastoral hacia el Pueblo de Dios.

"Los que en la Iglesia estamos llamados a ser pastores no podemos desviarnos de este modelo si no queremos llegar a ser mercenarios. El Pueblo de Dios tiene una nariz infalible para reconocer los buenos pastores y distinguirlos de los mercenarios", ha comentado al detallar cómo ha realizado Jesús el Reino de Dios.

Así lo ha puesto de manifiesto durante la celebración en la Plaza de San Pedro de la beatificación de, 4 italianos y 2 indios, Giovanni Antonio Farina (1803-1888); Kuriakose Elias Chavara della Sacra Famiglia (1805-1871); Ludovico da Casoria (1814-1885); Nicola da Longobardi (1650-1709); Eufrasia Eluvathingal del Sacro Cuore (1877-1952); Amato Ronconi (ca 1226-ca 1292).

Durante la catequesis el Papa ha reflexionado sobre Jesús como Cristo Rey. "Para Jesús reinar no es mandar, sino obedecer al Padre, entregarse a él para que se cumpla su diseño de amor y salvación", ha explicado.

Asimismo, ha recordado que el Evangelio explica que el reino de Jesús llama a la "cercanía" y la "ternura" y que este será "el protocolo" del juicio final. "En la noche de la vida seremos juzgados sobre el amor, la proximidad y sobre la ternura hacia los demás. De esto dependerá nuestro ingreso o no en el reino de Dios", ha comentado.

En la homilía, ha explicado que los seis nuevos beatos de la Iglesia se han dedicado a "ayudar a los necesitados, a los enfermos, a los ancianos, a los inmigrantes" y que "su predilección por los pequeños y los pobres es la reflexión y la extensión del amor incondicional de Dios".