El Papa advierte de que abandonar a los mayores en la residencia es "pecado mortal"

Papa Francisco (Archivo)

sociedad

| 04.03.2015 - 12:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El papa Francisco ha advertido durante la audiencia general de este miércoles de que abandonar a los mayores en una residencia y no visitarles durante meses es "pecado mortal".

"Recuerdo, cuando visitaba una residencia, que hablaba con algunos mayores y tantas veces he escuchado: ¿Cómo está? ¿Y sus hijos? Bien bien. ¿Cuántos tiene? Muchos. ¿Y vienen a visitarla? Sí, sí siempre vienen. ¿Y cuándo fue la última vez? Y recuerdo una señora que me dijo: Por Navidad. Estábamos en agosto! Ocho meses sin visitarla, ocho meses abandonada. Esto se llama pecado mortal, ¿entendido?", ha indicado.

Asimismo, Francisco ha subrayado que las sociedades que descartan a los ancianos también cometen "pecado" y llevan consigo "el virus de la muerte". Así se ha pronunciado el Pontífice en su primera audiencia general ante cientos de personas, tras el retiro espiritual de cinco días en Ariccia. El Pontífice argentino ha dedicado su catequesis a "la problemática condición actual de los ancianos" en una sociedad "programada sobre la eficiencia".

"El número de ancianos se ha multiplicado, pero nuestras sociedades no se han organizado para hacerles un hueco con justo respeto y concreta consideración por su fragilidad y dignidad", ha lamentado.Así, ha reflexionado sobre las características de la sociedad de hoy en día en la que los jóvenes son inducidos a "ignorar la vejez como si fuera una enfermedad" y a pensar en los ancianos "como un peso".

El Papa ha defendido que los ancianos son "la reserva sabia del pueblo" y ha lamentado que la sociedad que se rige "según el criterio consumista" los aboque a la "precariedad material" y a no permitirles expresarse. Para explicar esta idea ha citado al Papa emérito Benedicto XVI que cuando visitó un centro de ancianos dijo que "la calidad de una civilización se mide en cómo trata a los ancianos".

En este sentido ha definido como "perversa" la sociedad en la que no hay solidaridad y ha concluido que "la atención a los ancianos marca la diferencia en una civilización". "Donde no hay honor para los ancianos, no hay futuro para los jóvenes", ha recordado.