El Papa advierte de la incomunicación que crean los smartphone

Por ejemplo, durante el almuerzo en familia

sociedad

| 12.11.2015 - 16:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El Papa ha advertido de que "una familia que no se sienta a la mesa, o no habla mientras come, no es familia sino que "es una pensión", al tiempo que ha invitado a hablar y escuchar durante los tiempos de la comida y a dejar a un lado las nuevas tecnologías, como los smartphone.

"En la mesa se habla, en la mesa se escucha. Nada de silencio: recuperar la convivencia familiar, sin televisión y sin smartphone", ha pedido el Papa durante la audiencia general de este miércoles que ha presidido en la plaza de San Pedro.

Ante cientos de fieles, ha reflexionado sobre la convivencia familiar que ha destacado como una "bellísima virtud que nos enseña a compartir, con alegría, los bienes de la vida".

Además, ha subrayado que no "hay pequeño, huérfano, indefenso, herido o abandonado que la convivencia eucarística de las familias no pueda nutrir, proteger". Por ello, ha destacado que los cristianos tienen una especial vocación a la convivencia porque "Jesús no desdeñaba comer con sus amigos" y representaba "el Reino de Dios como un banquete alegre".

"Fue también en el contexto de una cena donde entregó a los discípulos su testamento espiritual, e instituyó la Eucaristía", ha observado. Finalmente, ha indicado que es precisamente en la celebración Eucarística donde la familia "se abre a la gracia de una convivencia universal y a una fraternidad sin fronteras".

Para el Papa, el símbolo "más evidente" es la familia reunida entorno a la "mesa doméstica, donde se comparte no sólo la comida, sino también los afectos, los acontecimientos alegres y también los tristes". De este modo, ha explicado que "esta virtud constituye una experiencia fundamental en la vida de cada persona y es un termómetro seguro para medir la salud de las relaciones familiares".

"Una familia que no come unida o que mientras come lo hace y no dialoga y está mirando la televisión o cada uno con su telefonino, o con su aparatito, es una familia 'poco familiar', yo diría es una familia automática", ha sentenciado finalmente.