El museo Smithsonian recurre a las donaciones para 'salvar' el traje espacial del Apolo XI

Apolo (Archivo)

sociedad

| 13.08.2015 - 10:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Museo Nacional Smithsonian del Aire y el Espacio ha tenido que recurrir a las donaciones de particulares para intentar 'salvar' el traje espacial del Apolo XI, el mismo que llevaron los primeros hombres que pisaron la Luna.Para este reto, se ha abierto una página web en la que el usuario puede --hasta el próximo 19 de agosto-- donar desde 1 dólar hasta 10.000. Según la cantidad de dinero aportada, el donante obtendrá ciertos privilegios, como pertenecer a la Sociedad Nacional del Aire y el Espacio, una placa de honor en el museo, un poster o un simple mail de agradecimiento.

La petición del museo ponía un límite mínimo de 500.000 dólares, que ya se han superado con creces y rondan los 700.000. Los experto pretenden emplear unos 100.000 dólares en una vitrina especial que reproduzca el ambiente ideal para que el traje se conserve.Actualmente, en la exposición se encuentra una réplica del mismo, mientras que el traje de Neil Armstrong está a oscuras en una especie de nicho de los almacenes del Smithsonian. Además de la luz, el traje también necesita unos parámetros especiales de presión, temperatura o humedad.

Con estas donaciones el museo también buscará escanear y digitalizar en 3D cada costura, cada pieza de la vestimenta para dejar testimonio, pero también para que pueda ser estudiado y observado por Internet. Concretamente por otros especialistas.

El traje del Apolo XI es uno de los objetos más preciados del museo, pero los expertos explican que la partida que el gobierno de EE UU asigna la Institución Smithsonian, una red nacional de museos y centros de investigación, cubrr sólo 64 por ciento de sus necesidades. De este modo, alertan de que hay muchos otros elementos históricos que podrían estar en peligro de conservación.