El mundo no se acaba

La Nasa desmonta las teorías apocalípticas

El cambio del calendario maya alienta las predicciones fatídicas

sociedad

| 21.12.2011 - 14:35 h

Manuel Muinelo Fernández

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

De nuevo el planeta Tierra está amenazado. Ya le queda menos según los apocalípticos porque arranca la cuenta atrás. Tan sólo queda un año. El 21 de Diciembre de 2012, con motivo del solsticio de invierno, el sol se alineará con la Tierra y concluirá un ciclo de más de 5000 años del antiguo calendario Maya. Con tal motivo muchas son las teorías y predicciones que advierten del fin del mundo.

La ficción y la cinematografía siempre aliadas con estas teorías fatalistas, no han sido ajenas a este fenómeno. El máximo exponente es la película "2012" del director Rolan Emmerich que recrea el cataclismo que se avecina. Sin embargo los científicos de la Nasa aseguran que no ocurrirá nada distinto a cuando el 31 de diciembre acabe este año.

El impacto de un meteorito, la tormenta solar de la que la Unión Europea nos acaba de alertar, la explosión de un agujero negro, un cambio en los polos magnéticos de la Tierra o la tan manida tercera guerra mundial son sólo algunas de las teorias que aventuran lo que ocurrirá dentro de un año. Tantas son y tan recuperadas que hasta la Nasa responde en su web a las cuestiones que se plantean sobre la veracidad de las mismas. Pretende desmontarlas. Por ejemplo aseguran que las tormentas solares se repiten cada once años y nada anormal ocurre. Aclaran que los asteroides se siguen por satélite y se detecta con mucha antelación si hay posibilidad de que impacten en la tierra y que no existen planetas desorbitados que vayan a colisionar con el nuestro. Son todo engaños de Internet según la agencia espacial estadounidense. Sus científicos no conocen amenaza alguna y se atreven a dictaminar que el mundo en 2012 seguirá girando.