El 'corte de digestión' no es un problema digestivo sino cardiocirculatorio

Corte de Digestión (Archivo)

sociedad

| 17.07.2015 - 10:40 h
REDACCIÓN
Más sobre: SaludSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El famoso corte de digestión producido por meterse al agua tras haber comido en realidad no es un problema digestivo, sino que afecta al sistema cardiocirculatorio y su denomina hidrocución, tal y como ha explicado el jefe de Servicio de Aparato Digestivo de los Hospitales Universitarios HM Montepríncipe, HM Torrelodones y HM Puerta del Sur, el doctor Luis Moreno.

Moreno ha explicado que "el contacto brusco con el agua fría produce una disminución de la frecuencia cardíaca con disminución del flujo de la sangre al cerebro que puede llevar a la pérdida de conocimiento e incluso a la parada cardiorrespiratoria".

La hidrocución puede tener lugar por meterse al agua bruscamente tras tomar el sol mucho tiempo, hacer ejercicio físico intenso, realizar una comida copiosa o tomar algunos tpos de psicofármacos.

A pesar de esto, sí está permitido el baño después de comer, y Moreno recomienda no dejar a los niños expuestos al sol durante dos horas antes de bañarse porque puede que "una vez cumplido el tiempo, se lancen ansiosos al agua y sufran una hidrocución".

Los principales síntomas de la hidrocución son dolores de cabeza, palidez, náuseas, vómitos, mareo, visión borrosa y, en casos graves, pérdida de conocimiento y parada cardiorrespiratoria.

QUE HACER PARA EVITAR UNA HIDROCUCION

"La medida más eficaz para prevenir una hidrocución es no zambullirse de golpe, sino entrar poco a poco en el agua mojando los pies, las muñecas y la nuca, así como evitar la exposición prolongada al sol o comer mucho antes de meterse en el agua", ha señalado Moreno.

Si se comienza a sentir dolor de cabeza o mareos, lo más recomendable es salir del agua y, si no remiten los síntomas, avisar a los servicios de emergencia. En caso de que la persona afectada pierda el conocimiento pero no entre en parada cardiorrespiratoria, se le debe acostar de lado. Y si directamente no respira, hay que realizar las maniobras de reanimación cardiopulmonar correspondientes mientras llegan los servicios de emergencia.