El consumidor multitarea vive pegado a la tableta

sociedad

| 17.08.2013 - Actualizado: 14:52 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Pegados al teléfono o a la tableta. Tan inmersos como estamos en una actualidad que no da tregua.

Un estudio ha constatado cómo nuestros hábitos a la hora de recibir información han cambiado.

La radio, la televisión, la prensa en papel conviven y se enfrentan a las cada vez más dura competencia por los medios digitales.

Las empresas saben que se enfrentan a un consumidor multitarea, capaz de gestionar varios canales de información al mismo tiempo y que decide cuándo y cómo recibe la información.

Y es que cada vez es más habitual ver un programa en la tele mientras se usa el ordenador, el móvil y la tableta.

Ya no hablamos solo de la segunda pantalla, sino de la tercera y de la cuarta. Ante este cambio en el comportamiento de los consumidores, programadores y anunciantes deben adaptarse y encontrar los cauces oportunos para captar la atención de un nuevo público que ya no centra su mirada en una única pantalla.

Distintos estudios establecen como el consumo multitarea está estrechamente relacionado con el número de dispositivos del espectador.

Así, este comportamiento es habitual en el 52% de los que tiene televisión y ordenador, ascendiendo al 60% en el caso de tener también un teléfono inteligente y al 65% si también poseen una tableta. Además, la cifra aumenta entre los más jóvenes, siendo asiduos al multitasking un 77% de las personas que interactúan con cuatro pantallas comprendidas entre los 18 y los 44 años.

El consumo simultáneo de cuatro pantallas está relacionado con el uso de medios sociales. De hecho, son utilizados por el 64% de los usuarios, y del 74 % si solo se tiene en cuenta a los más jóvenes (entre 18 y 24 años).

Los estudios de marketing apuntan a que existe un mayor compromiso emocional de los usuarios que ven la televisión en pareja, o consumiendo Twitter, Facebook o aplicaciones sincronizadas con la televisión, frente a los que lo hacen en solitario.