El Congreso de Católicos y Vida Pública busca razones para la esperanza en España

Caramelo: "Los intereses de las partes han usurpado el bien de todos"

sociedad

| 15.11.2013 - 18:27 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente de la Asociación Católica de Propagandistas, Carlos Romero Caramelo, ha asegurado que en el XV Congreso Católicos y Vida Pública que se ha inaugurado este viernes en la Universidad CEU San Pablo, ayudará a encontrar razones para la esperanza en una España afectada por "los problemas económicos, el abandono forzado de la vivienda, el paro, la desprotección legal del derecho a la vida, la insuficiencia de la protección a la familia y el desafío secesionista de imprevisibles consecuencias".

"Hoy buena parte de la sociedad no siente el amparo de las instituciones, los intereses de las partes han usurpado el bien de todos", ha destacado Romero Caramelo, durante el acto de inauguración, en el que también han intervenido el nuncio apostólico en España, monseñor Renzo Fratini, el obispo auxiliar de Madrid, Fidel Herráez Vegas, el director general de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, Raúl Mayoral y el director del Congreso Católicos y Vida Pública, Rafael Ortega.

Concretamente, ha explicado que el título del Congreso se refiere por primera vez en estos quince años a España por dos motivos: Inquietud -pues ha asegurado que están "seriamente preocupados" por la situación que atraviesa el país-- y responsabilidad -porque ver solo cómo suceden los acontecimientos sería "una grave irresponsabilidad"--.

Romero Caramelo ha adelantado que la esperanza se puede hallar en las empresas y los profesionales que se convierten en "verdaderos motores de la economía", en los medios de comunicación "verdaderamente libres e independientes, con rigor, que informan y no deforman", en los jóvenes y la familia, "el gran pilar de la sociedad donde se encuentra refugio" y, en definitiva, en los españoles "que cada día con su trabajo entregan lo mejor de sí mismos".

Asimismo, ha recordado que "el primer mundo es la esperanza del tercer mundo", también de los perseguidos en países como Pakistán y de "los que lo han perdido todo" como en Filipinas.

ES INCOHERENTE PERDER LA ESPERANZA

Por su parte, el nuncio apostólico en España, Renzo Fratini, que ha transmitido la bendición del Papa Francisco, ha declarado que esta "época de descristianización no debe sembrar el desánimo en el corazón del católico" pues "si se tiene fe en Cristo es incoherente perder la esperanza, pues con él se humaniza la familia, la educación, la economía y la política". Además, ha incidido en la responsabilidad de la comunidad civil donde las razones para la esperanza deben encontrar su lugar propio y no en el "individualismo a ultranza". También ha recordado la "urgencia" de la magnanimidad para invitar a defender los derechos de la comunidad en un momento en que "prevalece la tutela de los derechos individuales". Asimismo, ha remarcado la necesidad que apunta el Papa Francisco de "repensar" la solidaridad, una palabra que, según ha apuntado, "no está muy bien vista" en el mundo económico, pero que es aún más urgente en momentos de crisis.

Por su parte, el obispo auxiliar de Madrid Fidel Herráez, también ha asegurado ver razones que alumbran esperanza a pesar de "las circunstancias del momento presente, en particular en España" y ha expresado sus tres deseos para este Congreso: apostar por la esperanza, caminar en la esperanza y transmitir esperanza. Y eso que, según ha puntualizado, "no es fácil apostar por la esperanza en tiempos de crisis económica, religiosa, moral".

Mientras, Raúl Mayoral ha destacado el empeño del Congreso de convertirse estos días en "la Plaza Mayor del catolicismo social patrio pero también europeo y mundial" pues, según ha añadido, "el púlpito ya no está en las Iglesias" sino en las plazas, en la política e incluso en el deporte. "No es cristiano replegarse, menos aún tener miedo", ha comentado, al tiempo que ha reivindicado "el respeto a la fe".