El banderillero "Niño de Leganés" tardará "más de un mes" en volver a torear

Herido grave en el festejo del Domingo de Resurrección de Sevilla

La baja del "Niño de Leganés" en la cuadrilla de "El Juli" de momento no será ocupada

sociedad

| 01.04.2013 - 21:26 h
REDACCIÓN
Más sobre: torosSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El banderillero Jesús García "Niño de Leganés", herido grave en el festejo del Domingo de Resurrección de Sevilla, deberá afrontar un largo tiempo de convalecencia y tardará "más de un mes" en volver a torear, ha manifestado hoy a Efe Roberto Domínguez, apoderado de Julián López "El Juli".

El subalterno madrileño ha pasado la noche "con muchos dolores" en el hospital Sagrado Corazón de Sevilla, donde se encuentra ingresado, y "apenas ha podido dormir", ya que casi no pueden suministrarle calmantes debido a que es "alérgico a muchos medicamentos", indicó Domínguez.

Además de las dos "tremendas" cornadas que sufrió en la pierna derecha, que le ocasionaron importantes daños musculares, "El Niño de Leganés" tiene también "varias costillas rotas", una incomodidad añadida ya que, además de los dolores, "le cuesta un mundo respirar", apostilló Domínguez.

La baja del "Niño de Leganés" en la cuadrilla de "El Juli" de momento no será ocupada por ningún otro compañero de plata, hasta que "pasen unos días" se vea su evolución y lo que dicen los médicos, agregó.

"Niño de Leganés" cayó herido a la salida de un par de banderillas al quinto toro de la corrida de ayer en Sevilla, segundo del lote de "El Juli", momento en el que perdió pie y el toro hizo por él, corneándole certeramente en ambas piernas y propinándole una severa paliza.

En la enfermería fue operado de dos cornadas, "una en cara posterior del muslo derecho con dos trayectorias, una ascendente de 10 centímetros y otra descendente de 20, que provoca importante tensión muscular del bíceps femoral, contundiendo el nervio ciático en una extensión de 30 centímetros; y otra herida más en tercio inferior, cara interna de la pierna izquierda".

Ambas cornadas son de pronóstico "grave", tal y como recoge el parte firmado por el doctor Octavio Mulet, cirujano jefe de los servicios médicos de la Real Maestranza de Sevilla.