El Ayuntamiento aumentará el control a los pisos turísticos de la Barceloneta sin abolirlos

sociedad

| 22.08.2014 - 15:19 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Ayuntamiento de Barcelona aumentará el control a los pisos turísticos de La Barceloneta, con tres nuevos equipos de inspección que revisarán "puerta a puerta" los edificios en busca de ofertas de alojamiento ilegales, si bien no abolirá este tipo de locales, como piden los vecinos.

En rueda de prensa, la concejala del distrito de Ciutat Vella, Mercè Homs, ha anunciado que esta noche se reunirá con los vecinos del barrio, que desde esta semana están en pie de guerra contra el incivismo que genera el turismo de borrachera, que atribuyen a la proliferación de apartamentos turísticos sin licencia.

Entre las medidas extraordinarias que Homs les anunciará figura crear 3 nuevos equipos de inspección, integrados por parejas de la Guardia Urbana y de inspectores municipales, que a partir del lunes rastrearán de forma "aleatoria y sistemática", sin mediar una denuncia previa, las más de 850 fincas del barrio -donde hay casi 9.000 pisos-, en búsqueda de oferta de alojamientos sin licencia.

Hasta ahora, las inspecciones se hacían siempre en base a denuncias ciudadanas, por lo que a partir del lunes las tres parejas de inspectores peinarán La Barceloneta buscando pisos que ofrezcan alojamiento sin licencia, a los que se abriría un expediente.

Según los datos del Ayuntamiento, en La Barceloneta existen 72 apartamentos turísticos legales, si bien los vecinos denuncian que hay centenares que trabajan de forma ilegal.

A preguntas de los periodistas, la concejala del distrito ha asegurado que, pese a que serán "inflexibles y contundentes" con los apartamentos ilegales y el incivismo, no se plantean abolir los pisos turísticos -tengan licencia o no-, como ha pedido la Asociación de Vecinos de La Barceloneta, ya que considera que no se puede cerrar de forma general una oferta legal.

En este sentido, ha recordado que en Ciutat Vella la concesión de apartamentos turísticos está limitada desde 2005, para evitar la proliferación de más oferta de este tipo, y que además el consistorio modificó hace un año el Plan de Usos para forzar a que los apartamentos turísticos se agruparan por fincas.

Desde comienzos de año, el Ayuntamiento de Barcelona ha tramitado 113 expedientes a apartamentos turísticos ilegales de La Barceloneta, de los que 33 ya han dejado de operar al ser multados, con multas que pueden ir entre los 9.000 y los 90.000 euros y que en el mayor caso hasta ahora ha alcanzado los 30.000 euros.

Homs ha reconocido que el proceso sancionador a veces es demasiado largo -con demoras que pueden superar un año-, ya que el sistema es garantista, pero ha afirmado que en todos los casos sancionables se acaban multando.

Además de las 33 sanciones administrativas a los apartamentos sin licencia -que han tenido que cerrar al no poder afrontar la sanción-, la Guardia Urbana ha multado "in fragantti" este verano a 24 inquilinos por comportamientos incívicos, con sanciones de 90 euros, según ha anunciado el inspector Benito Granados.

Según datos municipales, durante este mes de agosto se han recibido 50 quejas por molestias originadas desde pisos turísticos en La Barceloneta, frente a las 14 del mismo mes del pasado año, mientras que en julio hubo 37 (fueron 19 en julio de 2013).

Más allá de los apartamentos turísticos, en lo que va de verano las denuncias impuestas por la Guardia Urbana por conductas incívicas han caído en el barrio de La Barceloneta casi a la mitad, al pasar de 350 en 2013 a 160 éste.

En su reunión de hoy con los vecinos, Homs también planteará como medida extraordinaria dotar al barrio de una mayor presencia de la Guardia Urbana, para combatir conductas incívicas, reforzar el papel de los agentes cívicos, abrir un protocolo específico para atender telefónicamente las denuncias de los vecinos y crear una mesa de seguimiento que analice la evaluación de esta problemática.

Por su parte, el líder del PSC en Barcelona, Jaume Collboni, le ha pedido al alcalde, Xavier Trias, que deje de "esconder la cabeza debajo del ala" y dé la cara para atajar esta problemática, en la que cree que se tiene que decir "basta" a un modelo de turismo que penaliza a los ciudadanos.

Collboni también pedirá que se impulse un plan de choque en La Barceloneta y que se retire el Plan de Usos que a su juicio da "barra libre" y alienta la "ley de la selva" en el sector turístico.

El líder del PPC en Barcelona, Alberto Fernández, se ha quejado de que Trias continúe de vacaciones mientras "Barcelona se le escapa de las manos" y le ha exigido que adopte las medidas aprobadas a instancias del PP en un pleno municipal del pasado año para potenciar la inspección de viviendas turísticas sin licencia.

Desde ICV-EUiA, Quim Mestre ha lamentado que Trias haya "entregado la ciudad al negocio turístico" apostando por un modelo masivo que "rompe todos los equilibrios".