El año termina con 8 mujeres y dos niños asesinados por violencia de género en la región

Una gran marcha entona el "no es no" en Madrid contra la violencia machista

sociedad

| 30.12.2017 - 19:51 h

EUROPA PRESS

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Ocho mujeres y dos niños han sido asesinados por violencia de género este año, a la espera de que termine 2017 y de confirmarse los casos judicialmente, una cifra muy superior a la de 2016, que terminó con dos mujeres fallecidas por esta lacra, según datos recopilados por Europa Press.

Las dos primeras víctimas fueron el día propio día de Año Nuevo. Un mujer de 40 años falleció apuñalada a manos de su pareja, un colombiano de 20 años, en la casa que ambos compartían en Rivas. Sobre el detenido pesaba una orden de alejamiento por una denuncia previa que incumplía, ya que la pareja vivía junta.

Pocos días después saltó otro caso mortal de violencia de género ocurrido el 1 de enero, después de que la magistrada del Juzgado especializado sobre Violencia sobre la Mujer número 6 de Madrid acordara la prisión para el hombre detenido tras morir su pareja, que cayó de un cuarto piso de una piso okupado del distrito de Hortaleza. El detenido tenía una orden de alejamiento en vigor y no podía estar en el barrio.

Un mes después, el 3 de febrero, un padre se lanzó con su bebé por una ventana del primera planta del Hospital La Paz, donde la pequeña había sido ingresada tras nacer prematuramente. Ambos murieron. Los hechos ocurrieron después de que el hombre tuviera una discusión con la madre y para hacer daño a la madre se lanzó al vacío con la hija de ambos, según la investigación.

El siguiente caso se registró en Vicálvaro el 2 de marzo. Una explosión por un escape de gas escondía un nuevo asesinato machista. En el interior de la vivienda yacía muerta una mujer hondureña de 32 años con un profundo corte en el cuello. La Policía Nacional detuvo a su acompañante, un hombre de la misma edad y nacionalidad que sufría quemaduras por la defragración. La principal hipótesis es que el hombre mató a la mujer e intentó suicidarse manipulando las llaves del gas.

El Día de la Comunidad de Madrid una mujer de 45 años y su hijo de 12 fueron asesinados a navajazos supuestamente por la pareja de la mujer en una vivienda de la calle 2 de Mayo de Alcobendas. El homicida fue apresado semanas después. Tiene antecedentes penales graves, pero no constaba denuncia previa de la víctima.

Diez días después, un hombre de 40 años confesó en la comisaría de Usera que había matado a su pareja, de 27 años, a cuchilladas. A finales de ese mes mayo, la Guardia Civil arrestó a un hombre por presuntamente asesinar a su mujer en un domicilio de Collado Villalba. La víctima apareció cubierta por una bolsa de plástico, amordazada y con las manos atadas.

Lo mismo hizo un hombre de 71 años, que acudió a la comisaría de Getafe el 2 de agosto para confesar que días antes había matado dándole fuertes golpes en la cabeza días a su esposa, una mujer española de 63 años. El arrestado tenía dos antecedentes por malos tratos sobre la misma víctima, pero en el primer caso no quiso orden de protección y en el segundo no formuló denuncia.

Por otro lado, la Policía Nacional está investigando el crimen de Lisvette, una dominicana de 16 años que fue asesinada en su casa de la calle Panizo de Madrid. No ha sido catalogado como un caso de violencia de género por el momento. No hay detenidos, aunque las pesquisas han señalado que la adolescente tenía un exnovio con antencedentes por maltrato al que supuestamente dejó porque la pegaba.

OTROS CASOS GRAVES

Además de las víctimas mortales, la Policía y la Guardia Civil han detenido a decenas de personas durante este año por casos de violencia de género leves o graves. Entre los más sonados, destaca el arresto del futbolista Lucas Hernández por supuestamente golpear a su esposa en Las Rozas. La Policía también tuvo que acudir a un hotel por una supuesta agresión de Maradona a su novia, que no formalizó la denuncia.

Otro personaje conocido, el empresario Diego Matamoros, hijo del colaborador de televisión Kiko Matamoros, fue detenido en Boadilla del Monte después de que su pareja el denunciara por amenazas y agresión. No tenía denuncias previas ni antecedentes de violencia de género.

Anónimo pero mucho más brutal fue la agresión de un hombre detenido en el madrileño barrio de Tetuán tras dar 10 martillazos en la cabeza a su pareja, que acabó en el hospital en estado crítico. El suceso tuvo lugar delante de un bebé de un año.

También fue ingresada de gravedad a finales de julio una mujer de 45 años tras recibir varias puñaladas en el cuello y abdomen propinadas por su expareja en una vivienda de Alcorcón. Tras la brutal agresión, el hombre huyó con la hija común de 14 años. Poco después fue detenido.

A finales de agosto un hombre de 43 años hirió de gravedad a su pareja, de 34, tras atacar con un cuchillo a su pareja. Los hechos sucedieron en la calle Jorge Juan, cuando el arrestado abordó a la víctima en descansillo de la vivienda y la acuchilló en varias partes de su cuerpo. Resultó herida grave.

A fecha de 30 de noviembre, el Sistema de Seguimiento Integral de lso casos de Violencia de Género (Viogen) tiene localizadas a 68.099 víctimas y controla 72.761 casos en la Comunidad de Madrid. De ellos, hay cuatro casos de riesgo extremo, 30 de riesgo alto, 604 medio y 2.749 de riesgo bajo. El resto, 4.343, es de riesgo no apreciado.