El 60% de jóvenes tratados por otras drogas reconoce problemas con el alcohol

Aumenta el consumo compulsivo de alcohol con el fin de conseguir la "borrachera" inmediata

El inicio en elconsumo de alcohol es a los trece años

El perfil de los adolescentes que beben alcohol es cada vez más normal

sociedad

| 23.05.2012 - 14:44 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

Cerca del 60 por ciento de los adolescentes que acuden a los programas de la asociación Proyecto Hombre reconoce tener consumos problemáticos de alcohol durante su tratamiento por otro tipo de drogas, lo que evidencia la baja percepción del riesgo de los jóvenes por el abuso de esta sustancia.

Este consumo es en muchos casos compulsivo -se ingiere más de cuatro o cinco copas en una hora-, un fenómeno social que está surgiendo entre los jóvenes y que es conocido como "binge drinking", o lo que es lo mismo, beber alcohol con la intención primordial de intoxicarse en un corto periodo de tiempo.

La asociación ha constatado un incremento en la petición de ayuda por parte de las familias que acuden a sus centros, preocupados por el comportamiento de sus hijos y con sospechas de que están consumiendo algún tipo de droga.

Proyecto Hombre atendió en 2011 a 1.143 jóvenes, que acudieron a sus centros para tratamiento por un consumo problemático de alguna sustancia estupefaciente, en su mayoría cannabis (79,5%), seguido de la cocaína y el alcohol.

Si comparamos estos datos con los del año anterior, se observa una reducción en el consumo de la mayoría de las sustancias, pero con una salvedad, aumentan las borracheras compulsivas y a edades cada vez más tempranas.

Los jóvenes tratados cuentan con un perfil más normalizado que en años anteriores, ya que el 91,3% vive con ambos padres o con un progenitor, y el 75,2% está trabajando o estudiando, con lo que ya no se les vincula con la marginalidad y la delincuencia.

Sólo un 3,9% de los adolescentes que acuden a estos centros lo hace directamente por el consumo de alcohol.Pero la verdadera incidencia de esta sustancia en los jóvenes tratados en los centros, se aprecia claramente cuando comienzan los tratamientos. A lo largo de ellos, se descubre que cerca del 60% de los adolescentes ha tenido algún tipo de problema con el alcohol e incluso es su consumo más preocupante.

Al buscar los motivos de ese consumo en los jóvenes, hay que pensar según el estudio en el placer físico, la transgresión de la norma, la diversión o el no querer ser distinto al grupo de iguales.

Para no caer en esta adicción, los especialistas abogan por la prevención y en concreto por programas de intervención entre los más jóvenes para que se den cuenta de las consecuencias que puede tener en su salud y en su proceso de maduración, porque la edad de inicio en el consumo suele ser entre 13 y 14 años