El 13,3% de los pacientes atendidos por ictus eran menores de 56 años

El ciclista Alberto Contador, ha contado su caso cuando sufrió un ictus en el 2004

sociedad

| 11.11.2015 - 14:50 h
REDACCIÓN
Más sobre: ictusSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Hospital Universitario Ramón y Cajal y la Fundación Alberto Contador han presentado este miércoles los resultados del estudio 'Ictus en jóvenes', del que se deduce que han aumentado los casos de menores de 56 años afectados por ictus, llegando a un 13,3 por ciento de los atendidos.

El estudio, realizado en 2014 con 830 pacientes ingresados en la Unidad de Ictus del Ramón y Cajal, y presentado en el marco de la Jornada de divulgación del ictus, revela que 110 de esos casos eran menores de 56 años, una cifra que ha aumentado en los últimos años, en comparación con el 9,3 por ciento de los casos tratados en un estudio del 2008.

Como conclusiones generales del estudio, el neurólogo miembro de la Unidad de Ictus del Hospital Ramón y Cajal, Javier González, ha expuesto que la incidencia del ictus en jóvenes fue superior a la esperada; que en la mayoría de pacientes existían factores de riesgo vascular (87,6 por ciento); que muchos pacientes sufrían estrés elevado (un 57,2 por ciento), relacionado con el aumento del riesgo de sufrir ictus; y que más de 2/3 de los pacientes acudieron en tiempo de ventana terapéutica, lo que les permitió beneficiarse del tratamiento de reperfusión y así recuperarse más rápido.

Respecto a la evolución clínica, un 62,5 por ciento de los pacientes tratados gracias al 'Código Ictus' en las unidades de dicha enfermedad se recuperaron en un plazo de tres meses y lograron ser independientes, es decir, las secuelas después del ictus fueron leves o nulas. En caso de no tratarse a tiempo, la cifra descendería a solo un 15 por ciento de pacientes recuperados, ha informado el director gerente del Hospital Ramón y Cajal, Juan José Ezquiza Escudero.

El 'Código Ictus' es una forma de proceder que se lleva a cabo en las nueve unidades de atención de ictus que existen en Madrid. Cuando un paciente llama al 112 aquejado de algún síntoma se le traslada inmediatamente a la unidad, se le somete a las pruebas pertinentes y se procede a ponerle el tratamiento según el tipo, "ya que un retraso de 20 o 30 minutos disminuye la curación, por lo que cada segundo cuenta", ha afirmado el jefe de neurología del Hospital Ramón y Cajal, el doctor Jaime Másjuan.

¿COMO RECONOCER UN ICTUS?

El ictus es una enfermedad cerebral producida por un trastorno brusco en la circulación del cerebro. Existen dos tipos: el infarto (isquemia), cuando algo, como un coágulo, impide el paso de la sangre al cerebro; y la hemorragia, cuando hay una lesión en los vasos cerebrales, según explicó el doctor Ezquiza. Es importante diferenciarlos para poder poner el tratamiento adecuado, "con medidas de prevención y un mejor ataque a la enfermedad, el número de pacientes ha descendido", puntualiza Ezquiza.

Actualmente es la primera causa de muerte en las mujeres, y la segunda en los hombres, sufriéndolo 120.000 personas cada año en España. También es la primera causa de incapacidad en adultos y una de las principales de la demencia.

Entre los factores de riesgo de sufrir un ictus, se encuentran el tabaquismo, la obesidad, las enfermedades cardiacas, la diabetes, el alcohol, las drogas, los anticoncentivos orales u otras enfermedades trombogéneas, además del estrés, como se deduce del estudio.

"Los pacientes deben saber qué es un ictus, cómo reconocerlo y cómo tratarlo", afirmó la gerente asistencial de Atención Hospitalaria de la Comunidad de Madrid, M¬ Luz de los Mártires. Los principales síntomas a tener en cuenta para saber si se está teniendo un ictus son la dificultad para hablar, la imposibilidad de mover un brazo y la asimetría facial.

ALBERTO CONTADOR, EN PRIMERA PERSONA

El ciclista Alberto Contador, creador de la Fundación que lleva su nombre y participante en varias campañas para luchar contra el ictus, sufrió uno en el año 2004, al inicio de su carrera profesional, algo que comenzó como un dolor de cabeza y terminó en una hemorragia cerebral. Gracias al rápido diagnóstico, tratamiento y rehabilitación en el Ramón y Cajal, Contador volvió a montarse en una bici a los 5 meses de sufrir el ictus, y dos meses más tarde logró vencer en una etapa del Tour Down Under de Australia.

"Animo a todos los que tengan un mínimo síntoma a acudir al hospital, ya que cuanto más tiempo pasa más se agrava el diagnóstico y las secuelas", contó Contador en la presentación del estudio.

Tras padecerlo, creó la Fundación Alberto Contador, que tiene como principal objetivo la divulgación de esta enfermedad y la investigación. "Conocerlo puede salvarte la vida, yo con 20 años desconocía esta enfermedad y cualquiera puede tener los factores de riesgo que lo provocan", concluyó el ciclista.