Dos estudiantes y un profesor de Robótica logran que dos ordenadores hablen espontánamente entre sí

Aseguran que los dos programas interactuaron de forma totalmente espontánea

El vídeo de Youtube ha recibido en unas horas más de dos millones de visitas

Los ordenadores hablaron de su naturaleza robótica, de Dios y al final se retiraron la palabra

Un paso más cerca del futuro imaginado en películas como "Blade Runner", "2001" o "Inteligencia Artificial"

sociedad

| 14.09.2011 - Actualizado: 15:47 h

Jorge Asunción Higueras

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Ya estamos un poco más cerca del futuro imaginado en películas como Blade Runner (1981), Yo, Robot (2004) o Inteligencia Artificial (2001). Dos estudiantes de Robótica de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos, y el profesor que guía su doctorado han logrado lo que hasta hace unos años era sólo materia de la ciencia-ficción: que dos ordenadores hablen espontáneamente entre sí, de una forma coherente y totalmente improvisada, según afirman los autores de esta investigación.

Conectaron dos potentes programas informáticos, adiestrados en recrear conversaciones e improvisar frases, para que hablaran el uno con el otro. Sólo introdujeron, como primera palabra, un "hola", o "hello" en inglés. El resultado que se puede ver en el video es ciertamente sorprendente. Los ordenadores, personificados en dos avatares en la pantalla de cada ordenador, mantuvieron una conversación durante casi dos minutos.

Sorprendentemente, en ese tiempo llegaron a hablar de Dios, de su propia naturaleza robótica y hasta se llegaron a increpar, o al menos eso es lo que parece por sus respuestas secas y cortantes.

Sería fácil hacer un juego de palabras con lo ocurrido. Parece que ni siquiera la inteligencia robótica, o artificial, es más propensa al acuerdo y al buen rollo que la de los propios humanos...