Dolor y lágrimas en la despedida multitudinaria a las tres niñas atropelladas

Las madres de las niñas atropelladas creían que estaban una en casa de otra

Al conductor se le imputan tres presuntos delitos de homicidio, otro de lesiones graves y otro de conducción temeraria

sociedad

| 23.11.2014 - 12:50 h
REDACCIÓN
Más sobre: funeralSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Cientos de personas, entre familiares, amigos y vecinos de las tres niñas atropelladas ayer han acudido al funeral oficiado esta tarde en Fuensalida (Toledo), donde se han sucedido innumerables escenas de dolor y las lágrimas de sus madres se han convertido en protagonistas.

Los primeros en llegar a la iglesia parroquial San Juan Bautista, de Fuensalida, donde residían las tres menores, han sido el consejero portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Leandro Esteban, a quien acompañaban también el delegado de la Junta en Toledo, Fernando Jou, y el subdelegado del Gobierno, José Julián Gregorio.

En torno a las cuatro de la tarde llegaban los féretros con los restos mortales de las tres adolescentes, que fueron introducidos en la iglesia a hombros por sus familiares.

El silencio del momento sólo se ha roto con los llantos y gritos de dolor de sus madres y el aplauso de sus paisanos, que siguen sin comprender qué ha podido pasar para que este suceso haya tenido tan trágico desenlace.

El párroco de Fuensalida ha trasladado su pésame a las familias "en estos difíciles momentos", en nombre del arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, y ha puesto de manifiesto su cariño y recuerdo a las niñas.

"Un suceso inesperado ha golpeado vuestras vidas, por eso todos queremos estar aquí para apoyaros", ha señalado el párroco, que también ha destacado la importancia de la fe para superar el desconcierto de la muerte.

Además, ha pedido por el joven de 17 años residente en la localidad toledana de Santa Cruz de Retamar que, como consecuencia del mismo accidente, permanece en la UVI del Hospital Virgen de la Salud de Toledo.

Tras el funeral, los cuerpos de las jóvenes Michelle y Nerea han sido enterrados en el cementerio municipal, mientras que el de Ana, según ha explicado a Efe el teniente alcalde del municipio, Jaime Alonso, será incinerado para trasladar sus restos a Portugal, de donde proceden sus padres.

Por su parte, el alcalde de la localidad, Mariano Alonso, ha asegurado a preguntas de los periodistas que desconoce la situación en la que se encuentra la investigación judicial, pues desde el Ayuntamiento se han centrado en apoyar a las familias.

"Lo demás ya se verá a partir de mañana", ha apuntado Alonso, que ha agregado que "todo el pueblo se ha volcado para arropar a los familiares de las víctimas ante este trágico suceso para el que no cabe consuelo".

Las banderas ondean a media asta en el Ayuntamiento, que ha decretado tres días de luto oficial y suspendido los actos programados en la localidad.

El atropello se produjo a las 07:25 horas de ayer, sábado, en el kilómetro 3,200 de la carretera TO-3927 que une las localidades de Torrijos y Fuensalida, cuando un hombre de 30 años que viajaba en dirección a este último municipio invadió el carril y el arcén contrario, llevándose por delante a cinco menores.

Las tres niñas fallecieron, un joven resultó herido leve y otro continúa ingresado en la UVI del Hospital Virgen de la Salud de Toledo con un politraumatismo.

Al parecer, y según los jóvenes de la localidad, los cinco menores regresaban andando de una fiesta de estudiantes que se había celebrado en Torrijos.

El conductor del turismo, que dio positivo en las pruebas de alcoholemia con un resultado de 0,26 miligramos por litro de aire espirado, ingresó en prisión tras prestar declaración en las dependencias de la Guardia Civil de Torrijos (Toledo).

LAS MADRES DE LAS NIÑAS ATROPELLADAS CREÍAN QUE ESTABAN UNA EN CASA DE OTRA

Las madres de las tres adolescentes de 12, 15 y 16 años atropelladas ayer por un conductor ebrio a cuatro kilómetros de Fuensalida (Toledo) pensaban que las niñas estaban durmiendo "la una en casa de la otra".

El alcalde de esta localidad en la que residían las tres amigas, Mariano Alonso, ha asegurado a Efe que las madres estaban "tranquilas" porque creían que estaban juntas, pero durmiendo en casa de la amiga.

"Fue la típica chiquillada en la que una le dice a su madre que está en casa de la otra y la otra en casa de la tercera", ha señalado Alonso, quien ha agregado que las familias están "algo más tranquilas" dentro de la difícil situación que están atravesando.

Esta tarde tendrá lugar el entierro de las tres menores, Michelle P., Nerea F. y Ana H., tras la celebración del funeral, previsto para las 16:00 horas en la iglesia parroquial del municipio, aunque aún falta por decidir si la más pequeña, Ana H., recibirá sepultura en Fuensalida o en Portugal, de donde proceden sus padres.

Las banderas ondean a media asta en el Ayuntamiento, que ha decretado tres días de luto oficial y suspendido los actos programados en la localidad.

El atropello se produjo ayer, sábado, en el kilómetro 3,200 de la carretera TO-3927 que une las localidades de Torrijos y Fuensalida, cuando un hombre de 30 años que viajaba en dirección a este último municipio invadió el carril y el arcén contrario, llevándose por delante a cinco menores.

Tres niñas fallecieron, un joven resultó herido leve y otro de 17 años, vecino de la también localidad toledana de Santa Cruz de Retamar, se encuentra ingresado en la UVI del Hospital Virgen de la Salud de Toledo con un politraumatismo.

Al parecer, y según los jóvenes de la localidad, los cinco menores volvían de una fiesta de estudiantes que se había celebrado en la localidad de Torrijos.

El conductor del turismo, que dio positivo en las pruebas de alcoholemia, ingresó en prisión tras prestar declaración en las dependencias de la Guardia Civil de Torrijos.