Detienen a 23 personas por simular operaciones para acogerse al Plan PIVE

La 'operación claims' que la Guardia Civil ha desarrollado estos días en Mallorca ha desarticulado un grupo organizado presuntamente responsable de una estafa millonaria a través reclamaciones falsas por supuestas intoxicaciones alimentarias en hoteles de la Isla. Durante la operación han sido detenidas siete personas de nacionalidad británica --los presuntos cerebros del fraude-- y se han practicado ocho registros en diferentes municipios de Mallorca. Los detenidos ya han pasado a disposición judicial.

sociedad

| 25.07.2017 - Actualizado: 11:22 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

La Guardia Civil, con la colaboración de la Jefatura Provincial de Tráfico de Ciudad Real, ha detenido a 23 personas por simular operaciones de compraventa de vehículos para acogerse a las subvenciones del Plan PIVE (Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente, en el marco de la operación FILADELFIA.

A los detenidos se les imputan los supuestos delitos de integración en grupo criminal, delito continuado de falsedad documental, usurpación de estado civil y estafa. Según informa el Instituto Armado en un comunicado, la operación se inició cuando los agentes constataron la existencia de diversos expedientes de transmisión de vehículos con documentos compulsados supuestamente falsificados.

Una vez realizadas las primeras investigaciones la Guardia Civil detectó que, en un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos (CATV) de Ciudad Real, algunos vehículos no eran dados de baja definitiva y, en colaboración con dos empresas de Madrid dedicadas a la compraventa de vehículos, los ponían a nombre de compradores para poder beneficiarse de las subvenciones del Plan PIVE.

MODUS OPERANDI

El CATV recepcionaba vehículos usados para proceder a su desguace en sus instalaciones y tramitaba el correspondiente certificado de destrucción. A continuación, al tener la documentación original en su poder y en colaboración con los concesionarios de vehículos, falsificaban los contratos de compraventa y facturas para simular operaciones ficticias de venta.

Para ello tramitaban la titularidad de un vehículo usado y dado de baja para chatarra a compradores de vehículos nuevos y así poder.