Detenidas cinco personas con 10 millones de euros y 452 kilos de cocaína

sociedad

| 19.11.2013 - 09:26 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La Policía Nacional ha intervenido diez millones de euros, una de las mayores cantidades en efectivo aprehendidas en España y más de todo lo incautado a 'narcos' en 2012, en una operación en la que también se han decomisado 518 kilos de cocaína y se han arrestado a cinco personas en Valencia y Madrid.

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, y los jefes superiores de Policía de Madrid y Valencia han informado sobre esta "muy brillante" operación -en palabras de Cosidó-, que comenzó hace tres meses en el barrio de Sanchinarro de Madrid y culminó la semana pasada cuando los ahora arrestados trasladaban 66 kilos de cocaína ocultos en una pick-up (una camioneta con la parte trasera descubierta) de Valencia a Madrid.

DIEZ MILLONES EN BILLETES

Los agentes encontraron en un chalé de la localidad valenciana de Picanya diez millones de euros en billetes de todos los valores (10, 20, 50, 100, 200 y 500 euros) que estaban empaquetados en cajas de cartón repartidas por toda la vivienda, así como 452 kilos de cocaína.

El dinero intervenido supone una cifra "histórica", superior a todo el incautado por la Policía en 2012 a organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico, según ha destacado el director de la Policía, que ha dicho que así se golpea a los 'narcos' "donde más les duele".

Se trata de una de las mayores incautaciones de dinero en efectivo llevadas a cabo en España, tras la aprehensión de 25 millones de euros por parte de la Policía en 2011 al grupo de los Miami. El presunto cabecilla es un ciudadano colombiano de 45 años, René R.R., que residía en Madrid, al igual que otro ciudadano colombiano y un español. Los otros dos detenidos son guatemaltecos y residían en Valencia. Los cinco han ingresado en prisión tras su arresto la semana pasada.

La operación comenzó cuando la Policía detectó que René llevaba un alto nivel de vida pero no tenía oficio conocido, por lo que se sospechó que traficaba con droga y se le puso vigilancia 24 horas, según ha relatado el jefe de la Unidad de Droga y Crimen Organizado (Udyco) de Madrid, José Luis Conde.

A su aparcamiento del barrio madrileño de Sanchinarro llegó un vehículo tipo pick up negro que resultó sospechoso a la Policía, que continuó recabando datos. Finalmente la semana pasada un Wolkswagen Golf llegó al aparcamiento y escoltó a la pick up hasta Valencia, realizando maniobras de distracción por si eran seguidos.

Al llegar a la localidad valenciana de Picanya y, tras cambiar de conductor, entraron en un chalé del que salieron 40 minutos después en dirección a Madrid. La Policía decidió interceptarles en la A-3 a la altura de Villarejo de Salvanés y, aunque inicialmente no encontraron nada, finalmente desmontaron parte de la pick up y hallaron 66 kilos de cocaína "muy bien ocultos" en huecos. En el chalé de Valencia hallaron otros 452 kilos de cocaína y los diez millones de euros.

La Policía sospecha que la droga entraba en España por el puerto de Valencia procedente de Latinoamérica y se ocultaba en el chalé de Picanya hasta que era trasladaba a Madrid, donde se vendía a grupos que en su mayor parte la distribuían fuera de España.

EN UN CHALET

El dinero obtenido de la venta de la droga también se guardaba en ese chalé y luego se enviaba a Latinoamérica también por mar, en contenedores. Se trata de un grupo que no estaba asentado en España y cuyos miembros obedecían órdenes del extranjero, según las primeras pesquisas.

El director general de la Policía ha incidido en que gracias al trabajo policial "se va ganando poco a poco la batalla contra el narcotráfico", que "es como decir que se gana la batalla al crimen organizado, ya que casi la mitad de los grupos de crimen organizado que hay en España están dedicados de una u otra forma al narcotráfico".

Cosidó ha incidido en que "todos los informes internacionales dicen que las organizaciones internacionales de narcotraficantes buscan rutas alternativas (a España), otra puerta de entrada para llegar a Europa porque España se ha convertido en un país cada vez más hostil y peligroso para 'narcos'".

La Policía Nacional ha intervenido en 2013 un 80 % más de hachís que en el mismo período de 2012, un 90 % más de drogas sintéticas, un 8 % más de cocaína y ha detenido a casi 10.000 personas por tráfico de drogas, según los datos aportados por Cosidó.