Desmantelado un grupo criminal que robó 40 vehículos de alta gama en varias comunidades

sociedad

| 18.05.2015 - 11:58 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La Guardia Civil ha detenido a cinco hombres y una mujer de nacionalidades española y armenia con edades comprendidas entre los 22 y los 41 años por pertenencia a grupo criminal organizado especializado en el robo de vehículos de alta gama, a quienes se les ha imputado la comisión de 40 delitos de robo de vehículos en las provincias de Toledo, Alicante, Madrid, Murcia y Guadalajara, con objetos recuperados por un valor superior a los 800.000 euros.

Igualmente han sido imputados por delitos tentativa de robo de vehículos, receptación, daños, falsificación de documento público, atentado contra agente de la autoridad y desobediencia grave a agente de la autoridad.

El delegado del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, ha explicado en rueda de prensa que han sido agentes del Area de Investigación del Puesto Principal de la Guardia Civil de Illescas los que iniciaron la esta operación, denominada 'Driven', a raíz de los distintos robos de vehículos de alta gama se habían producido en esta población y en otras próximas, especialmente en el zona residencial del Señorío de Illescas.

La Guardia Civil comprobó que se trataba de un grupo de personas de distinta nacionalidad, afincadas en varias poblaciones toledanas como Chozas de Canales y Cedillo del Condado, Fuentidueña del Tajo en Madrid y Agost en Alicante.Este grupo delictivo actuaba en dos zonas claramente diferenciadas, en la zona Centro (Toledo, Madrid y Guadalajara) y zona de Levante (Alicante y Murcia), donde sustraían y maquillaban o desmantelaban los vehículos.

'MODUS OPERANDI'

Este grupo organizado solía actuar en grupos de cuatro personas con tareas concretas. Así, si el vehículo se encontraba en un garaje, utilizaban llaves magnéticas o mandos a distancia previamente sustraídos o copiados cuando algún vecino accedía al mismo, copiando la frecuencia de su mando al abrir la puerta.

Seguidamente utilizaban un dispositivo electrónico para acceder al ordenador o centralita del vehículo y clonar la llave de arranque, copiando los códigos o anulando cualquier dispositivo de seguridad que pudieran tener.

A continuación actuaba un conductor experto que se llevaba el vehículo hasta una población distinta, donde lo dejaba estacionado varios días con el fin de evitar la acción de los sistemas GPS que este tipo de vehículos pudieran llevar instalados y que permiten su localización.

Pasado un tiempo prudencial, recogían estos vehículos y los trasladaban a lugares y naves "seguras" donde los preparaban para darles la salida que tuvieran prevista.

TRES DESTINOS PARA LOS VEHICULOS

Una vez que los vehículos se encontraban en las naves se les daban tres salidas posibles. Por un lado, se les "maquillaba" falsificándoles las placas de matrícula, número de bastidor y toda su documentación para posteriormente ponerlo en venta en el mercado nacional o internacional.

De otro lado, los podían desmontar al completo y se vendían por piezas para la reparación de otros vehículos de similares características a un precio muy por debajo del precio de mercado, "con lo que obtenían una amplia clientela y grandes beneficios". Por último, podían ser vendidos a otros grupos delictivos que no poseían conocimientos para el robo de estos vehículos y que serían empleados para la comisión de otros delitos.

La Guardia Civil efectuó tres registros en las localidades de Cedillo del Condado, Fuentidueña del Tajo y Agost, donde se han podido recuperar siete turismos y otros siete parcialmente desguazados, dispositivos para la clonación de llaves y sustracción de vehículos, llaves vírgenes y chips vírgenes para copiar los códigos de arranque de los vehículos.

Cuando la Guardia Civil estaba realizando uno de estos registros localizó un inhibidor de frecuencia encendido, dispositivo que se utiliza para anular el sistema de localización que aún pudieran tener activado los vehículos robados. Igualmente se han intervenido dos turismos que los integrantes de este grupo utilizaban para la comisión de los robos.

DELITOS ESCLARECIDOS

En total, se han esclarecido hasta 52 delitos, 20 de ellos en Toledo --principalmente en la capital, donde se robaron 17 coches en Buenavista y Santa María de Benquerencia--; otro en Guadalajara, 18 en Madrid, 11 en Alicante y dos en Guadalajara.

Los detenidos tienen entre 22 y 42 años, residentes en Chozas de Canales (Toledo, Fuentidueña de Tajo y Torrejón de Ardoz (Madrid); y otros tres en Agost (Alicante).

De los delitos esclarecidos, un total de 40 son sustracciones de vehículos de alta gama, así como la tentativa de sustracción de otros nueve vehículos, robos con fuerza en interior de vehículos, receptación, daños, falsificación de documento público, atentado contra agente de la autoridad, desobediencia grave y un delito de pertenencia a Grupo Criminal.

Durante el transcurso de la Operación 'Driven', desarrollada por el Area de Investigación del Puesto Principal de la Guardia Civil de Illescas, han colaborado el Puesto Principal de la Guardia Civil de Novelda (Alicante), Grupo II de Policía Judicial de la Brigada Provincial del Cuerpo Nacional de Policía de Toledo y Grupo II de Policía Judicial de la Comisaría Local del Cuerpo Nacional de Policía de Elche (Alicante).