Desarticulan una red de narcotráfico dedicada al abastecimiento de una droga muy peligrosa consumida por filipinos | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

Desarticulan una red de narcotráfico dedicada al abastecimiento de una droga muy peligrosa consumida por filipinos

Se llama Shabú y es una peligrosísima droga de orígen filipino que acaba de ser detectada por la policía

Sus efectos son muy dañinos para la salud. Puede mantener al consumidor despierto durante varios días.

sociedad

| 20.12.2011 - 14:17 h

Javier Pequeño

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Se llama Shabú y es una peligrosísima droga de orígen filipino que acaba de ser detectada por la policía. Los agentes han detenido a tres personas que intentaban comercializarla en Madrid.Se llama Shabú y es una peligrosísima droga de orígen filipino que acaba de ser detectada por la policía. Sus efectos son muy dañinos para la salud. Puede mantener al consumidor despierto durante varios días.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres personas y han desarticulado una organización criminal dedicada al tráfico ilícito de 'Shabú', una metanfetamina cristalina consumida casi exclusivamente por ciudadanos filipinos. Según ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid, los ahora detenido centralizaban la venta de esta droga en un céntrico piso de Madrid en el que disponían de una "narcosala" perfectamente acondicionada para que los clientes consumieran el estupefaciente. Se trata de una sustancia altamente adictiva y que causa graves daños en la salud.

Los detenidos son dos hombres y una mujer que responden a las iniciales de M.B.V., A.D.R. y L.M.F., todos ellos nacidos en Filipinas. Se les imputa un delito contra la salud pública, habiendo ingresado todos ellos en prisión por orden de la Autoridad Judicial.

La investigación comenzó cuando los agentes de la Comisaría de Centro detectaron una inusual afluencia de ciudadanos asiáticos a un piso de la zona. Tras las primeras pesquisas, los agentes comprobaron que algunas de estas personas permanecían largos periodos de tiempo en el interior del domicilio, abandonando posteriormente el lugar con claros síntomas de intoxicación por algún tipo de droga.

Este hecho hizo sospechar a los investigadores y les llevó a pensar que en el lugar no solo se distribuían sustancias prohibidas sino que también se consumían.

Durante el desarrollo de la investigación, se pudo identificar a los responsables del entramado, todos de procedencia filipina, y se descubrió que los imputados poseían un segundo piso donde presumiblemente ocultaban las sustancias estupefacientes.

TENIAN UNA NARCOSALA

Con los indicios necesarios se procedió a la detención de los tres integrantes del grupo llevándose a cabo el registro de los inmuebles que utilizaban. En la vivienda utilizada para la venta de la sustancia, existía una sala dedicada exclusivamente al consumo de la droga. Esta estancia estaba perfectamente equipada con los útiles necesarios para facilitar el consumo de los clientes. contaba con "pipas" de cristal y metacrilato, encendedores modificados, sopletes, papel de aluminio, balanzas de precisión, etc... El segundo domicilio era utilizado como almacén y fue donde se intervino la mayor parte de la sustancia.

EL 'SHABU', UN POTENTE ESTIMULANTE

Tras analizar las muestras de la sustancia aprehendida, se pudo determinar que se trataba de metanfetamina cristalizada --clorhidrato de metanfetamina--, conocida entre la comunidad filipina como 'Shabú', una droga extendida en el sureste asiático y Norteamérica pero que en pocas ocasiones se había detectado en España. Esta droga es un potente estimulante incluido por la Convención Internacional de Psicotrópicos en la lista II por su alto potencial de adicción.

Los consumidores de esta sustancia pueden permanecer despiertos durante varios días generándoles un severo agotamiento físico y psicológico, produciendo en muchas ocasiones síntomas psicóticos que pueden persistir durante meses o años. Esta sustancia puede llegar a alcanzar un precio medio en el mercado negro de hasta 500 euros el gramo, distribuyéndose en dosis en dosis de 0,1 gramos a un precio de 50 euros cada uno.

En total se han incautado de 80 gramos de esta sustancia, una pistola detonadora, una catana y diversas armas blancas, tres balanzas de precisión, dos máquinas de termosellado, dos ordenadores portátiles, numerosos teléfonos móviles, varios relojes de pulsera de conocidas marcas, sustancias de corte para la droga y útiles para la distribución de la sustancia. La investigación ha sido llevada a cabo por el Grupo II de Policía Judicial de la Comisaría de Centro de Madrid, perteneciente a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.