Desarticulada una red que facilitaba la entrada irregular a inmigrantes marroquíes

sociedad

| 16.10.2015 - 14:23 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Guardia Civil ha detenido en Andosilla (Navarra) a siete personas acusadas de pertenecer a una organización dedicada a facilitar la entrada en España de modo irregular a inmigrantes marroquíes, a cambio de una contraprestación económica que oscilaba entre los 5.000 y 10.000 euros. Con las detenciones de esas siete personas de origen marroquí, en el marco de la operación Viña, se da por desarticulada una red dedicada a la entrada irregular de inmigrantes procedentes de Marruecos, informa la Guardia Civil en un comunicado en el que indica que además se ha liberado a una víctima que la organización tenía retenida por no haber saldado la deuda contraída.

La organización captaba en Marruecos a ciudadanos que estaban dispuestos a abonar unas sumas de dinero pactadas previamente, bajo la promesa de facilitarles el traslado hasta territorio español, generalmente hasta Navarra, para una vez allí facilitarles los trámites documentales y administrativos necesarios para poder regularizar su situación. El traslado se realizaba en vehículos convencionales pertenecientes a los integrantes de la organización, así como transportes marítimos regulares que realizan los trayectos entre Marruecos y España.

Los inmigrantes, según la investigación, entraban en España, con documentación que le entregaba la red y que pertenecía a otros individuos coincidentes con su aspecto físico, suplantando así su identidad, o bien ocultos en vehículos en condiciones "muy precarias, con las que se ponía en riesgo su integridad física, debido a las largas distancias recorridas". Finalizado el trayecto, en la mayoría de los casos, no se llevaba a efecto lo pactado entre la víctima y los captores ya que no se facilitaban los trámites necesarios para regularizar su situación, por lo que quedaban en situación de desamparo.

En los casos en los que no se saldaba la deuda, según indica la Guardia civil, eran retenidos contra su voluntad en viviendas controladas, bajo amenazas y privados de libertad, hasta que conseguían hacer frente a la deuda contraída. Durante el desarrollo de la investigación aparecieron indicios de que una persona, que tenía pendiente pagar su deuda, pudiese estar retenida contra su voluntad en una de las viviendas utilizadas en Andosilla.

Esta persona se encontraba, según relatan, en unas "condiciones pésimas de higiene y era obligado a dormir en el suelo sobre unas mantas y acompañado en todo momento por una persona encargada de su vigilancia". En los registros llevados a cabo se han intervenido dos vehículos, uno de ellos utilizado para introducir en España a las víctimas y se ha intervenido diversa documentación que evidencia la actividad ilícita de los detenidos.

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, junto con los detenidos, han sido entregadas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Estella (Navarra), cuyo titular ha decretado prisión incondicional para tres de los detenidos.