Desarticulada una red de traficantes de hachís que operaba en España desde hace 15 años

Actuaban en Málaga y Cádiz dirigidos desde Gibraltar

Desarticulada una red de traficantes de hachís que llevaba operando en España casi 15 años

sociedad

| 11.02.2017 - 10:51 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía Nacional ha dado por desarticulada una presunta organización de traficantes de hachís que llevaba operando en España cerca de 15 años, en las provincias de Málaga y Cádiz dirigida desde Gibraltar, en el marco de una operación que se ha saldado con 21 detenciones.

Además, según ha informado este sábado la Policía en una nota, el operativo, en el que han participado 200 agentes, también se ha saldado con la intervención de una importante cantidad de hachís, embarcaciones, vehículos de alta gama y otros bienes de elevado valor, así como se ha procedido al bloqueo de más de 30 propiedades inmobiliarias y de todos los vehículos, embarcaciones y cuentas bancarias de los arrestados.

La operación se inició en diciembre de 2015 sobre un grupo de individuos de varias nacionalidades --búlgaros, croatas y españoles-- asentado en las provincias de Málaga y Cádiz, presuntamente dedicados a la introducción de hachís en España para su posterior distribución a escala europea, y que estaban dirigidos desde Gibraltar.

Según explica la Policía, las primeras pesquisas permitieron comprobar la "sólida estructura personal, mercantil e inmobiliaria de la organización", con varias naves industriales, almacenes, domicilios de seguridad y vehículos modificados para el transporte seguro de la droga. Además, tras varios meses de trabajo policial, se pudo conocer que los investigados habían estado operando en España durante los últimos 15 años.

La organización tenía una nave arrendada en un polígono de la periferia de Granada al que periódicamente accedía un camión con placa de matrícula de Estonia, cuya misión consistía en el transporte de grandes cantidades de hachís y dinero en efectivo, todo ello oculto en la cabeza tractora del vehículo.

En esta nave, utilizada a la vez como inmueble de seguridad, los investigados presuntamente realizaban la extracción de la droga que se ocultaba en el camión procedente de La Línea de la Concepción (Cádiz), para luego esconderla a su vez en otro vehículo que realizaría la distribución internacional del estupefaciente.

Tras seis meses de investigación, se interceptó este vehículo en un dispositivo de control establecido en La Junquera (Girona) en el que se pudo localizar en el suelo de la cabina un habitáculo dispuesto bajo una nevera y en cuyo interior había tres paquetes plastificados que contenían más de 130.000 euros.