Desarrollan un test para determinar si habrá metástasis en tumores de colon

(archivo)

sociedad

| 24.02.2015 - 10:55 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Científicos del Institut de Investigación Biomédica (IRB) de Barcelona han conseguido clasificar y predecir si los diversos tipos de tumores de colon se reproducirán en otras partes del cuerpo una vez extirpados analizando sólo las células del entorno del tumor.

En una investigación que publica hoy la revista "Nature Genétics", los científicos del IRB anuncian que están desarrollando un test que permite identificar a los pacientes con riesgo de recaer en la enfermedad una vez extirpado el cáncer, midiendo entre cuatro y seis genes del entorno tumoral.

También proponen ensayar con pacientes un determinado fármaco que, en ratones, frena la capacidad de los tumores de colon de hacer metástasis y que ha sido probado con éxito en laboratorio con una nueva tecnología que permite cultivar minicánceres de colon, también denominados organoides, derivados de pacientes.

Alrededor del 40-50 % de los pacientes con un tumor en el colon recae en la enfermedad en forma de metástasis, con tumores que se reproducen en el hígado o pulmón principalmente.

En los últimos tres años, los científicos han propuesto diversas clasificaciones moleculares útiles para ordenar los tipos de tumores de colon en función del mal o buen pronóstico que tienen.

Ahora, científicos liderados por el investigador Icrea Eduard Batlle en el Instituto de Investigación Biomédica han revelado por qué funcionan estas clasificaciones y han descubierto que se pueden simplificar y mejorar mirando únicamente los genes que se expresan fuera de las células tumorales, en los genes que expresan células del entorno del tumor, lo que se denomina estroma.

"Hemos reevaluado las clasificaciones bajo nuestro prisma y confirmamos que el cáncer de colon reaparece en forma de metástasis en aquellos pacientes en que las células tumorales son capaces de pervertir el entorno del tumor", ha explicado Batlle. Para llegar a esta conclusión, el IRB ha examinado el perfil genético de un millar de tumores de pacientes de todo el mundo.

"La conclusión es contundente. La clave de las clasificaciones yace en si el estroma del tumor está alterado o no y es esta propiedad la que confiere a los tumores de colon malignidad. Los pacientes con el estroma inalterado quedan libres de la enfermedad, esencialmente, tras extirpar el tumor", ha sentenciado Batlle.

Según el científico, esta nueva manera de observar los tumores de colon tendrá pronto una traducción útil para los médicos porque los el IRB está muy cerca de conseguir un test de diagnóstico, denominado 'Colostage', para identificar a los pacientes que tienen más altas probabilidades de recaer y hacer metástasis.

"Fijándonos en la genética del entorno del tumor identificamos la mayoría de los pacientes que recaerán en la enfermedad. Nuestro test es para estos pacientes ya que sería sólo a ellos a quien beneficiaría el uso de radioterapia o quimioterapia. Esto permitiría discernir a qué pacientes debe tratarse y hacer seguimiento", ha afirmado el investigador.

Los científicos han demostrado que las células tumorales se comunican con el estroma a través de la molécula TGF-beta y que interfiriendo esta comunicación se previene la metástasis. Por eso, proponen usar inhibidores del TGF-beta, que ya se están ensayando para otros tumores, para tratar el cáncer de colon de mal pronóstico.

Para testar el uso de estos inhibidores, los investigadores del IRB han desarrollado una tecnología que permite hacer crecer 'in vitro' mini-tumores de colon, también denominados organoides, a partir de muestras de pacientes.

"Estos organoides reproducen el comportamiento del tumor original y, por tanto, son una herramienta poderosa para la medicina personalizada del cáncer", explica Batlle. El estudio ha contado con la colaboración de médicos del Hospital del Mar y científicos de la Universidad Autónoma de Barcelona.