Daniela y Mariona: De un puñado de pulseras a un millón de euros para investigar el cáncer infantil

Dos niñas de 12 años consiguen movilizar movilizar a cientos de personas en toda España

Su amiga Candela, enferma de leucemia, las enseñó a hacer pulseras

Desde 2013 han elaborado más de 274.000 pulseras, vendidas a precios de entre 3 y 5 euros

El millón de euros conseguido con la venta de las "candelas" sirve para ampliar la plantilla de investigadores en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona

sociedad

| 11.01.2017 - 18:11 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Daniela y Mariona salieron un día a la calle con un cartel y un puñado de pulseras con el objetivo de venderlas para ayudar a su amiga Candela, enferma de leucemia. Sin saberlo, estaban iniciando una cadena solidaria que, tres años más tarde, ha logrado recaudar un millón de euros para la investigación del cáncer infantil.

Todo empezó en el verano de 2013, cuando Carmen, una voluntaria del centro, enseñó a Candela, de once años, a hacer pulseras para hacerle más llevadero su ingreso en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, han explicado hoy las protagonistas de la historia en este centro especializado en medicina pediátrica. Poco tiempo después, la niña fue a pasar un fin de semana en su casa, en Benicarló (Castellón), y allí enseñó a Daniela y Mariona, sus amigas de toda la vida, que entonces tenían ocho años, a tejer las mismas pulseras de hilo que hacía ella en el hospital. Cuando Candela regresó al hospital, las dos amigas decidieron seguir tejiendo las pulseras, que bautizaron como "Candelas" en honor a su amiga, y venderlas para conseguir dinero para la obra social de Sant Joan de Déu, a través de la cual se financian proyectos de investigación del cáncer infantil.

Las dos niñas admiten que, al principio, sus padres se rieron de ellas, pero con los primeros resultados -fruto de "perseguir" a amigos, familiares y vecinos del pueblo con las pulseras- se contagiaron de su ilusión.

Una ilusión que también llegó a la planta ocho de Sant Joan de Déu, dedicada a la oncología, donde Candela enseñó a los demás pacientes y a sus familias a hacer las mismas pulseras.

En poco tiempo, se vieron desbordados por las peticiones de "candelas", por lo que decidieron grabar un vídeo en el que enseñaban cómo hacer estas pulseras y animaban a todo el mundo a elaborarlas y distribuirlas para recaudar fondos.

El resultado, coinciden todos los implicados, ha sido "alucinante": desde finales de 2013 y hasta hoy, se han elaborado más de 274.000 pulseras, vendidas a precios de entre 3 y 5 euros, para lo que se han usado casi 600 kilómetros de cinta.

El millón de euros conseguido con la venta de las "candelas" ha servido para ampliar la plantilla de investigadores en el centro barcelonés, el único de España con un laboratorio dedicado únicamente a investigar el cáncer infantil, que actualmente cuenta con seis líneas de investigación y 27 investigadores.

"Me siento muy feliz por recaudar tanto dinero que va a ayudar a mucha gente", ha asegurado Candela; "no creo que en mi vida me vaya a sentir tan feliz", ha añadido Daniela.

La cifra recabada es especialmente relevante si se tiene en cuenta que el presupuesto de investigación del centro en relación a la oncología infantil asciende a dos millones de euros anuales.

De hecho, el 80 % de los recursos de que dispone Sant Joan de Déu para la investigación proceden de donaciones de particulares y de iniciativas como la venta de las "candelas".

Por este motivo, tanto los responsables del centro como Mireia, la madre de Candela, han pedido que se trate como excepcional el caso de Nadia, a cuyos padres se investiga por presunto fraude con las donaciones que tenían que servir para financiar la cura de su hija.

En este sentido, la responsable de captación de fondos de Sant Joan de Déu, Gloria García, ha subrayado la "transparencia" que ha habido desde el primer momento en la venta de las "candelas", que también se da en el resto de iniciativas que buscan fondos para el hospital.