Cuatro heridos, tren descarrilado y cortes luz en miles hogares por el temporal

Rachas de viento de hasta 185 kilómetros y lluvias de 139 l/m2 en Galicia

El temporal deja sin luz a 88.000 hogares en Galicia

El viento provoca cortes de luz en unos 2.000 hogares de Euskadi

sociedad

| 24.12.2013 - 10:06 h
REDACCIÓN

Cuatro heridos, un descarrilamiento de tren sin víctimas, cortes de luz en miles de hogares, vías cortadas, caídas de árboles y vuelos cancelados es el balance actual de la profunda borrasca que desde esta madrugada recorre la Península Ibérica y que continuara mañana, día de Navidad.

Cuarenta y cuatro provincias de prácticamente todas las comunidades autónomas han estado o estarán en alerta roja, naranja y/o amarilla a lo largo de esta jornada, debido a la llegada de este temporal o ciclogénesis explosiva que, procedente del Atlántico norte, ha entrado de madrugada por Galicia.

Es precisamente en esta comunidad donde más se ha dejado sentir su intensidad, con vientos de hasta 193 kilómetros hora, que han provocado el corte de la luz en 88.000 hogares y el descarrilamiento de un tren de línea estrecha a la altura de Covas (Lugo) por la caída de un árbol, sin causar daños a sus diez pasajeros.

Gas Natural Fenosa ha informado de que ya se ha restablecido el servicio de energía eléctrica a más de 68.000 clientes, pero que otros 19.000 hogares seguían sin luz este mediodía.

La compañía eléctrica ha desplegado a 500 operarios en Galicia para lograr la normalización de la red, después de que la borrasca haya causado más de un centenar de averías en líneas de media tensión por la caída de árboles y ramas sobre el tendido eléctrico.

El paisaje urbano de esta mañana en las comunidades del norte de España, que es donde primero ha afectado la borrasca, era de contenedores tirados o volcados, señales de tráfico torcidas, anegamientos de bajos o carreteras locales, alcantarillas levantadas y ramas o troncos de árboles caídos.

Precisamente ha sido el desprendimiento de una rama de árbol la que ha provocado que una persona resultara herida en el País Vasco, donde además se han cancelado 17 vuelos, nacionales internacionales, y unos 2.000 hogares han sufrido cortes de luz.

También la caída de árboles y de macetas ha sido la causante de que tres personas, de 60, 50 y 17 años, resultaran heridas sin gravedad, en Castilla y León, donde la borrasca ha causado más de un centenar de incidencias, principalmente en vías locales.

Asimismo ha sido el viento la inclemencia meteorológica que más ha afectado al Principado de Asturias, y su Servicio de Emergencias ha recibido 1.281 llamadas desde la medianoche a las 11.30 horas, la mayoría por cortes de carreteras y retirada de objetos.

Las rachas cercanas a los 170 kilómetros por hora han provocado el corte de circulación en varias carreteras locales, y la flota pesquera permanece amarrada a puerto desde la tarde de ayer, y previsiblemente los barcos no vuelvan a faenar como mínimo hasta el próximo jueves.

El temporal de viento ha sido asimismo el causante de las incidencias registradas en Cantabria en las últimas horas, entre ellas, el desprendimiento de una rama de un árbol que se ha empotrado esta madrugada en la ventana de una vivienda en Beranga, sin causar heridos y la caída de las luces de Navidad en Matamorosa.

Según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) este frente frío "muy activo", procedente del Atlántico Norte, permanecerá en la península hasta mañana, día de Navidad, en el que, de nuevo, más de 40 provincias se prevé estarán en alerta naranja o amarilla.

La borrasca profunda o ciclogénesis explosiva, como también se la denomina en meteorología, es aquella que sucede muy rápidamente y muy intensamente. Es decir que se forma y profundiza en muy poco tiempo, convirtiéndose en un temporal adverso en pocas horas.