Crece el número de españoles adictos al móvil

Uno de cada 3 españoles encuestados afirma que no lo deja ni para ir al baño

Los "smartphones" han disparado el número de adictos por sus nuevas aplicaciones

Navegar por Internet en tarifa plana fomenta esta adicción, por la sensación de que tiene coste cero

sociedad

| 24.05.2012 - Actualizado: 16:26 h

Jorge Asunción Higueras

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Cada vez son más los españoles que reconocen abiertamente estar enganchados al móvil. Una campaña, con test psicológico incluído, trata de revelar hasta qué punto una persona tiene dependencia del móvil. Los estudios previos han arrojado resultados sorprendentes, como por ejemplo que uno de cada diez españoles encuestados no tendría inconviente alguno en interrumpir una relación con su pareja si le llamaran por el móvil o recibiera un wassup, para enterarse o responder al mensaje.

La proporción aumenta entre quienes no dejan el móvil ni para ir al baño (un 33% de los encuestados) o los que no pueden comer sin tenerlo al alcance de la mano, encima de la mesa (uno de cada cinco encuestados). Lo cierto es que la aparición de los nuevos teléfonos inteligentes o "smartphones" han disparado el grado de dependencia, y el número de quienes la sufren.

De hecho, hay estudios que indican que el tener una tarifa plana de internet y la falsa sensación de que se trata de un servicio a coste cero, multiplican el número de consultas y de minutos que se pasa conectado a la Red.

Un fenómeno que además afecta sobre todo a los más jóvenes, tal y como refleja el video que acompaña a esta información. Estar demasiado enganchado al móvil puede convertirse en un problema. Lo dicen los psicólogos, pero lo más adictos reconocen abiertamente que su vida sin el móvil no sería igual, y que de hecho no entienden a las personas que pueden vivir sin él. Cuestión de gustos.