Crean un juego que enseña a jóvenes con síndrome de down a moverse por el Metro

Metro de Madrid

sociedad

| 27.05.2017 - 16:10 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El Centro de Estudios e Innovación en Gestión del Conocimiento de la Universidad Francisco de Vitoria y un grupo de investigación de la Universidad Complutense han diseñado un vídeojuego con el que jóvenes con síndrome de Down aprenden a moverse por el Metro de Madrid.

La investigación se ha llevado a cabo durante mayo utilizando Downtown, Aventura en el Metro, un juego educativo especialmente diseñado para personas con discapacidad intelectual, en concreto síndrome de Down, cuyo objetivo es enseñar a los alumnos a moverse por el metro de su ciudad de forma autónoma.

El estudio se ha desarrollado en Down Madrid, en el centro de formación de Tres Olivos, dónde 42 usuarios con síndrome de Down de edades comprendidas entre los 20 y los 41 años han probado y utilizado el juego. El videojuego simula de forma realista el metro de Madrid y es capaz de recrear cualquier ruta del plano de metro.

También incluye misiones y tareas que hacen del juego una experiencia divertida y así facilitar que los alumnos pueden entrenar sus habilidades para moverse de manera autónoma por este medio de transporte antes de hacerlo de forma real. El estudio ha sido un piloto del proyecto europeo H2020 BEACONING, que utiliza Learning Analytics para obtener información sobre el proceso de aprendizaje de los alumnos.

La obtención de los datos se basa en las herramientas de Learning Analytics desarrolladas originalmente por el grupo e-UCM para el proyecto europeo H2020 RAGE, bajo la dirección del profesor Baltasar Fernández Manjón.

Además, con ayuda de investigadores de la UCM, se incluyó un tracker que captura en tiempo real los datos de lo que está sucediendo en cada sesión de juego, lo que permite a los investigadores y formadores saber qué está sucediendo en todo momento mientras los alumnos están jugando al juego.

Al comienzo del experimento, se asignó un identificador único a cada alumno para acceder al juego y sólo el profesor de Down Madrid puede relacionar la información de las sesiones de juego con los alumnos.

Mientras los alumnos juegan, los entrenadores pueden monitorizar la información capturada por el juego en tiempo real y qué dificultades tienen los alumnos mientras están jugando, mediante el seguimiento de errores, progresos y puntuaciones.

La investigación consta de tres etapas: en una primera fase, los profesores realizaron una breve sesión de formación en el juego y rellenaron un formulario referente a cada uno de los alumnos, tipificando sus características cognitivas y su habilidad a la hora de manejar la tecnología y los videojuegos.

Después, los alumnos jugaron a tantas sesiones de juego cómo fue posible en un periodo de tiempo de 3 horas. Los datos de cada sesión de juego fueron recogidos en tiempo real. Una vez terminadas las sesiones, los investigadores analizaron los datos con el objetivo de buscar patrones de aprendizaje comunes dependiendo de las características intelectuales de los jugadores con Down.

En una segunda fase, los investigadores repetirán el estudio con un grupo más reducido de alumnos, que posteriormente bajarán al metro con un entrenador, y se comparará su experiencia con aquellos alumnos que no hayan jugado previamente con el videojuego para comprobar si el videojuego ha aportado beneficios para la autonomía en el metro.